Un activo que ordena y motiva

Si bien la participación de mujeres en IT aún es minoría, su presencia en los equipos directivos crece y ayuda a mejorar la productividad. Qué buscan ellas y cómo seducirlas.

Necesitamos más gente que trabaje en computación en general y, dado que las mujeres somos tan pocas en este ámbito, si fuéramos más, este problema mejoraría", clama Carolina Hadad, Board Member de Girls in Tech Argentina, una organización global surgida en 2007 en Silicon Valley, que promueve el liderazgo de las mujeres en tecnología y emprendedorismo.

Este año, la ONG se enfocará en generar acciones en Buenos Aires, incluyendo talleres para que, a fin de 2015, unas 40 chicas se capaciten y conozcan más sobre la industria IT. "Estamos gestionando charlas en colegios con profesionales mujeres, para romper con los estereotipos respecto a la ingeniería y programación", explica.

Los datos de algunas universidades corroboran que las mujeres son minoría. Por caso, representan el 20% de los que egresan como Ingenieros en Informática en la Universidad de Palermo y, en la Universidad Austral, la cifra es del 16%. En tanto, cerca del 10% de las personas que concluyen sus estudios en la carrera de Ingeniería Informática en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires son del sexo femenino. En la UADE, ellas representan al 15% de los egresados de este tipo de carreras. Otro caso: en los programas científico-técnicos de la Unsam, la composición por género es cercana al 50%.

"Históricamente, la ingeniería estuvo asociada al mundo de la industria y de la técnica, ámbitos que eran reservados a trabajos masculinos, entre otras cosas, porque implicaban esfuerzo físico", dice Ignacio Cassol, director de Ingeniería en Informática de la Universidad Austral.

"Durante años, hablar de Sistemas era hablar de tener que hacer cosas difíciles, pasar muchas horas frente a una pantalla, ser aburrido y usar anteojos. Hay que revertir este prejuicio a través de la comunicación para seducir a las chicas a que prueben estas carreras", opina María Laura Palacios, CEO de Codes, una empresa de Ingeniería de Sistemas instalada en el mercado desde 1998.

La firma tiene 30 empleados, de los cuales 25 son perfiles técnicos. De ese total, el 12% son mujeres. Para esta ejecutiva, "muchas no se deciden a estudiar estas carreras por temor a no poder compatibilizar las tareas laborales con su labor de madre. Pero, IT es hoy una de las disciplinas que mejor permite complementar ambos roles, porque la gran mayoría de las tareas se hacen vía teleconferencia, por eso es muy habitual trabajar desde casa", sonríe la ejecutiva, y acota que tiene cinco hijos.

Cómo sumarlas

Las damas traen una mejora en la productividad. "Los equipos mixtos tienen un desempeño superior comparado con aquellos en donde solo hay hombres, ya que las mujeres son más minuciosas, y hacen que el resto de los profesionales trabajen de manera más prolija y ordenada", indica Abel Berman, Managing Director de Experis Argentina de ManpowerGroup, firma especializada en la búsqueda y selección de perfiles tecnológicos.

La filial de Accenture en el país extendió a cinco los meses de licencia paga por maternidad para sus empleados a tiempo completo y a tiempo parcial, asumiendo por su cuenta la remuneración durante los dos meses posteriores a los tres otorgados por ley.

Berman recomienda tomar distintas estrategias de retención en función de la edad de la mujer: "Cuando rondan los 20 años, ellas se fijan en el plan de carrera que se ofrece y en los beneficios extra como gimnasio, frutas, y las características de la oficina y los baños". Si la empleada ronda los 30 años, el ejecutivo recomienda ofrecer más días de home office, extender la licencia por maternidad, y flexibilizar los horarios de entrada y salida. Cassol y Berman coinciden: "La realidad femenina humaniza a la ingeniería".

Más de Itbusiness