Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Seguridad informática: todo es mobile-first

El vicepresidente corporativo de Intel Security dice que, si vivimos nuestras vidas online, es importante proteger más que solamente la PC. La movilidad aparece, a la vez, como una bendición y un problema.

Seguridad informática: todo es mobile-first

En los noventa los paquetes de antivirus eran la norma. Carísimos y bajo licencia, se instalaban en computadoras en todo el mundo y prometían dos cosas: protegernos de los ataques de malware y hacer nuestras computadoras considerablemente más lentas. Con el advenimiento de equipos más rápidos y seguros pero, más específicamente, cuando se hicieron populares celulares y tabletas, los antivirus pasaron un poco de moda: la estrategia del miedo, que tan bien funcionó durante esa década, daba paso a otra, la de la prevención. Pero lo cierto es que, en las nuevas generaciones, ese miedo inicial nunca prendió del todo: el rango etario que popularizó los smartphones y que utiliza redes sociales no gasta, ni piensa hacerlo, u$s 100 por un antivirus.

En este contexto, las compañías de seguridad informática han tenido que aggiornarse a los tiempos que corren. McAfee, que fue adquirida por Intel para conformar Intel Security hace unos cinco años, lo entiende bien. Con una estrategia centrada en productos mobile-only y una agresivo plan de pricing, quieren convencer al nuevo consumidor de que protegerse es su mejor interés. John Giamatteo, su vicepresidente corporativo, estuvo de visita en Buenos Aires y, entre asados y tango, se sentó a conversar con IT Business.

- Las nuevas tecnologías, más disruptivas, han hecho más complejo el manejo de la seguridad informática, tanto para el consumidor final como en las corporaciones. ¿Cómo han hecho las compañías de seguridad para ponerse a tono?

Hoy hay muchas más amenazas y ataques y eso tiene que ver con la cantidad de puntos de acceso que tenemos hoy, vulnerables al ataque. Hace unos años solo había que proteger la PC, con eso bastaba. Seguro, hoy sigue siendo una pieza importante de las soluciones de seguridad pero se agregaron muchos otros dispositivos: celulares, tabletas e, incluso, electrodomésticos. Todos estos gadgets forman parte de una nueva generación de soluciones que tienen que ser más complejas, justamente porque los ataques se complejizaron. El mercado de PC no se va a ningún lado, sigue siendo estable. Pero al que estamos apuntando, agresivamente, es al mobile.

- Pero parece improbable que las personas compren paquetes de protección para sus dispositivos móviles.
 

Se trata de crear conciencia respecto a los peligros. La verdad es que hablarle a la generación Y, los famosos millennials, está entre los desafíos más grandes que tenemos como industria. Piensan que son invencibles, que no los van a atacar nunca, entonces es difícil venderles un antivirus. Pero seguramente no se van a sentir bien si alguien les hackea su cuenta de Snapchat o de Instagram. A medida que ocurren, los más jóvenes van entiendo que el problema es de verdad y van tomando conciencia. Pero estamos en el principio, recién, de un proceso que puede llevar más tiempo. Tenemos que mejorar nuestra estrategia comunicacional porque no les estamos llegando correctamente.

- ¿Y las compañías? Porque evidentemente las fallas en seguridad que salen en los diarios vulneran secretos profesionales y eso también tiene un costo alto para las empresas.

Sí, sabemos que van a haber fallas de seguridad. Hoy hay 500.000 ataques de malware todos los días y es imposible que no sucedan. Pero si tenemos la habilidad para detectarlos, neutralizarlos, y después corregirlos, los riesgos de pérdida de información valiosa son menores. Las empresas están invirtiendo en poder automatizar procesos que antes se hacían manualmente y eso generaba problemas de eficiencia. Si tenés una compañía de 1.000 personas y un ataque afectó solo a 50, tenés que aislar el problema y después remediarlo desde ahí.

- Las compañías están flexibilizando sus políticas de seguridad, con tendencias como Bring Your Own Device para que los empleados puedan conectar sus propios celulares a las redes de la compañía. ¿Sigue siendo riesgoso?

Sí, es riesgoso permitir eso sin tener una política sobre el tema en pie. No podés dejar que las personas se conecten a la red corporativa sin ninguna protección. Ahí los problemas pueden ser enormes porque una compañía es tan fuerte como su eslabón más débil. Las compañías saben que difícilmente puedan zafarse de aplicar una política y hacer una inversión en consecuencia porque lo que está en juego, sus datos, su información personal, es importante.

- La estrategia de pricing de las compañías de seguridad se ha vuelto más agresiva. En parte, porque saben que ya no pueden cobrar u$s 100 por una licencia, especialmente si hay muchos dispositivos conectados. ¿Comparten esta visión?

Siempre van a existir personas que quieran pagar más por un producto más Premium. Pero a largo plazo, las masas que se agreguen al mercado (serán 2.000 millones más en los próximos años) lo harán a través de sus celulares y ahí las soluciones tienen que tender a ser más económicas. No van a pagar u$s 49,99 para proteger su PC pero sí quizás u$s 0,99 por una app que proteja su celular. Estamos ganando mucho menos por producto pero el mercado también es más grande, así que hay, ahí, una oportunidad de negocios enorme.