Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Putin prepara ola de privatizaciones para tapar el rojo presupuestario

La decisión afecta a las mayores empresas estatales, incluyendo Rosneft y la petrolera Bashneft, Ferrocarriles Rusos, el banco VTB, la aerolínea Aeroflot y la naval Sovcomflot

Putin toma drásticas medidas

Putin toma drásticas medidas

Mientras el Kremlin debate drásticas opciones para reemplazar los menores ingresos petroleros, Rusia alinea a las siete mayores empresas estatales, incluyendo la aerolínea Aeroflot, la minera de diamantes Alrosa, y Rosneft, para su potencial privatización .
La decisión de analizar la primera ofensiva tan extensa en años se produce en un momento en que se espera que la última caída de los precios del crudo coloque a Rusia en su segundo año de recesión y amplíe el ya enorme déficit presupuestario.
Moscú con el correr de los años fue vendiendo pequeñas participaciones de empresas estatales, pero el avance disminuyó el ritmo desde que Vladimir Putin volvió a la presidencia en 2012. El recuerdo de la ola de privatizaciones con las que las autoridades económicas de Rusia intentaron forzar el fin de economía soviética durante los años noventa sigue siendo traumático porque enriqueció enormemente a un pequeño número de personas creando la clase oligárquica del país.
Los máximos responsables de Alrsoa, Rosneft y la petrolera Bashneft, Ferrocarriles Rusos, el banco estatal VTB, Aeroflot y la constructora naval más grande de Rusia Sovcomflot fueron convocados ayer a un encuentro donde Putin discutió los planes de privatización para este año con su equipo económico.
"Antes, la privatización era impulsada principalmente con la idea de ajustar la estructura de la economía y hacerla más eficiente", contó Oleg Kouzmin, economista ruso en Renaissance Capital. "Ahora, la idea es recaudar fondos porque vemos que la fuerte caída en los precios del petróleo se convirtió en una de las razones por las que la privatización vuelve a estar en la agenda".
El crudo Brent cayó 4% ayer a u$s 34,50. El gabinete del primer ministro Dmitry Medvedev está tratando de modificar su presupuesto 2016, que se diseñó asumiendo un déficit de 3% a precios del crudo promediando los u$s 50 el barril –el nivel de principios de noviembre.
Para Rusia, que hasta 2014 dependía de los ingresos por venta de gas y petróleo para cubrir más de la mitad de su presupuesto, la caída ha sido profundamente dolorosa. El año pasado, los menores valores del petróleo disminuyeron la participación del petróleo y gas a 43% de los ingresos presupuestarios. Se espera que retroceda a menos de 35% si el crudo promedia los u$s 30 el barril, según Sberbank CIB, el brazo de banca de inversión de la mayor institución de préstamos de Rusia en términos de activos.
Moscú ya acordó un recorte del gasto de 10% y planea embargos, dos medidas que se calcula permitirá ahorrar cerca de 1 billón de rublos (u$s 13.000 millones). "Pero si el petróleo promedia los u$s 30, necesitarán otros 500 o 1.000 millones de rublos para cumplir con su déficit objetivo de 3%", aseguró Kouzmin.
La mayor potencial fuente de fondos es la privatización. Hasta ahora, los inversores se mostraron profundamente escépticos sobre la capacidad de Moscú de seguir adelante debido a que la corrupción en torno a las ventas de activos estatales en la década de los noventa manchó el concepto de la privatización para muchos rusos.
"Cualquier venta a precios demasiados bajos nos expondrá a sospechas de que que estamos haciendo otra vez algo similar a los noventa", aseguró un funcionario del gobierno.
En 2010, cuando Putin intercambió su puesto presidencial con Medvedev, el gobierno prometió privatizar las participaciones en unas pocas firmas estatales. Pero la mayoría de las grandes ventas planeadas se demoraron hasta ahora. Muchas de las compañías que en aquel entonces eran blanco de ventas ahora están en la mira del Kremlin.
Un allegado a Rosneft aseguró que su CEO Igor Sechin descartó que se hable de privatizar la petrolera e insistió en que no se tomó ninguna decisión. "Mirando esta larga lista, Sovcomflot es el único caso donde veo una posibilidad realista", afirmó el director de un banco europeo en Rusia.
Putin el lunes sofocó las esperanzas de un agenda demasiado ambiciosa. El estado no debe perder el control de compañías estratégicas y las participaciones en firmas estatales se deben vender sólo a compradores inscriptos en Rusia, aseguró en la reunión con los ejecutivos. El presidente también advirtió: "No habrá venta de acciones por sumas ridículas ni a precios rebajados".