Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Los gadgets que imponen tendencias

Desde la última edición de la CES ya no hay marcha atrás con los wearables, como tampoco con el hogar inteligente. Internet de las cosas obliga a pensar en mayor infraestructura y disponibilidad de redes. Lo que viene en equipos IT.

Los gadgets que imponen tendencias

Todo tiende a ser dominado por la Internet de las cosas: no sólo los objetos, sino también las estrategias de negocios, las comerciales y las empresariales. Cuando gran parte de los habitantes del mundo se encuentran conectados, básicamente por tecnologías móviles, próximamente todo se concentrará en máquinas y cosas. Esa fue la conclusión más fuerte de la edición 2016 de la Feria de Electrónica de Consumo de Las Vegas (CES, por su sigla en inglés).

La tecnología para la vestimenta o dispositivos vestibles (wearables, su nombre en inglés) continuarán siendo los productos sobre los que la industria continuará apostando fuerte. A ello se suman los drones, que en el último año se vieron aplicados a distintas situaciones.

En esta edición, todo lo que se considera como tecnología ya consolidada, no mostró grandes innovaciones. Los smartphones, las tabletas y los Smart TV adelantaron innovaciones, más que nada relacionadas con la definición de las pantallas. Ya no quedan dudas de que el consumo de video se concentrará en estos dispositivos, y las novedades pasan casi exclusivamente por este aspecto, y por el soporte estrictamente técnico que eso exige.

Pero, como se dijo, lo nuevo pasará por los objetos conectados. Distintos estudios privados aseguran que, a esta altura de la historia ya hay 3,47 objetos conectados por persona, una cifra que trepará hasta los 6,58 en 2020. Se estima que la venta de productos y servicios vinculados con la Internet of things (IoT) moverá u$s 287.000 millones en este año, según la Asociación de Tecnología del Consumidor (CTA) de los Estados Unidos.

En la Argentina, ya hay 1,2 millones de conexiones M2M (machine to machine), la etapa previa a la Internet de las cosas, porque sólo están conectadas máquinas entre sí, en el marco de procesos de automatización empresariales, de acuerdo a datos que se manejan en Claro Argentina. Pero esto da una idea de la base de uso y aplicaciones ya existente a nivel local, que ayudará a fortalecer lo que venga a partir de la IoT.

Lo que se usa

Entre los wearables continúan marcando tendencia los dispositivos relacionados con la salud y la actividad física, es decir, smartwatches y pulseras deportivas. La necesidad de las personas de querer saber ya no sólo cuánto corren o cuánto andan en bicicleta, se suma a la de contar con los datos sobre sus ritmos cardíacos, y las estadísticas que esa información combinada les arroja.

Fitbit, Garmin y Huawei fueron las compañías que presentaron los dispositivos wearables más llamativos en esta CES 2016.

Fitbit mostró su nuevo modelo Blaze, dotado de una pantalla táctil a color y, lo más interesante, una batería que dura cinco días. Se sabe que la barrera de acceso de estos dispositivos es, justamente, la autonomía que presentan. Y las innovaciones se concentran en este aspecto, además de las aplicaciones ya conocidas como el contador de ritmo cardíaco y de actividad física. Al sincronizarse con iOS y Android, amplía el universo de usos. Es resistente al agua y se puede usar con bandas de distintos colores.

Otros dispositivos que irrumpieron en esta oportunidad con fuerza fueron los hearables, o auriculares inteligentes. HTC, por caso, presentó unos auriculares inalámbricos de ritmo cardíaco que, justamente, trasnmiten los datos del corazón del usuario al registro creado para tal fin por parte de Under Armour (UA), una empresa de calzado deportivo que está incorporando este tipo de servicios para sus clientes.

Pero no fue lo único en este segmento. En lo estrictamente relacionado con auriculares, ya está consolidada la tendencia a que estos equipos sean capaces de almacenar las listas de canciones que uno elige en plataformas de servicio, y traspasar esos datos de manera inalámbrica. La autonomía, el diseño y la calidad del audio conforman las características sobre las que se concentraron estas presentaciones.

Y si de dispositivos inalámbricos y conectados se trata-vía Bluetooth cuando son aparatos pequeños, que se mueven en un entorno de hogar o de oficina- las novedades también alcanzaron a las lámparas hogareñas. Si hasta ahora el foco se concentraba en la luminosidad, ahorro de energía y capacidad para encenderse, apagarse o alcanzar un brillo determinado, lo que viene suma parlantes sin cables. Como para que, por ejemplo, el despertar sea no sólo con la luz adecuada sino también con la mejor música para despejar los malos humores matutinos.

Hogar inteligente

Así llegamos a la casa inteligente. Una vez más se vieron termostatos inteligentes, detectores de humo, cámaras IP, cerraduras, interruptores inteligentes y hasta mascotas de compañía para ancianos con pocas posibilidades de moverse.

Sony, por ejemplo, presentó Qrio, un sistema que abre la cerradura de la puerta de casa de manera remota mediante una aplicación instalada en el smartphone o en el smartwatch. LG, en tanto, mostró el SmartThinQ, una especie de consola pequeña para el control del hogar inteligente que tiene la capacidad de emplear diversos protocolos de dispositivos inteligentes, sea conectividad Bluetooth, ZigBee, o Z-Wave, entre otros. Este productos permitirán controlar todos los electrodomésticos inteligentes que haya en un hogar, lo que facilitará, por ejemplo, el mantenimiento de la calefacción en invierno, o que a tal hora se encienda la cafetera o comience a funcionar el lavarropas.

Apple también presentó su protocolo de paquetes para conectar el hogar con todos los dispositivos de su marca, como Google, que hace lo propio con Brillo, también para mantener vinculados los aparatos basados en Android. Esta será, sin dudas, una de las batallas más interesantes que se verá hacia adelante en materia de plataformas para control hogareño.

Pero si se habla del hogar, es inevitable no referir a los televisores. Más allá de que todo sigue concentrado en el modelo Smart TV, este año se vieron los primeros prototipos de televisores 8K, es decir, dos veces el ultra HD que propone el 4K. Claro que se trató de modelos de 98 pulgadas que, por ahora, parecen estar reservados para pocos.

Lo que sí ya mostró diversidad de modelos fue la opción 4K. Se vieron diversos modelos de las compañías referentes de este segmento. Pero ya sin demasiadas estridencias. Sin mayores acontecimientos deportivos por delante, con excepción de los Juegos Olímpicos de Río 2016, las ventas de televisores se mantienen estables. Y las propuestas pasarán por ir creciendo en el segmento de la UHD.

A volar mi amor

Los drones también tuvieron su lugar destacado. Para este segmento también se esperan ventas importantes durante 2016. Y aquellos vehículos no tripulados de más de 250 gramos (es decir, aquí no entran muchos juguetes que bien podrían ser drones) podrían generar ventas por más de un millón de unidades, es decir, 145% más que lo hecho en 2015, según datos de CTA. Pero si se suman aquellos aparatos de menos de 250 gramos, la cifra de venta alcanza las 2,8 millones de unidades.

Este último año comenzaron a aparecer los usos concretos que podría darse a estos aparatos. Están aquellos que sirven para hacer filmaciones de todo tipo, aún en situaciones extremas, como los que podrán estar dotados de elementos adicionales para llevar ayuda a zonas geográficamente difíciles de abordar por otras vías o, inclusive en situaciones de emergencia.

Desde que Amazon propuso el uso de drones para enviar los productos que adquirían en su plataforma a domicilio, las posibilidades de aplicaciones de estos vehículos no tripulados se incrementó considerablemente.

Definitivamente, la CES 2016 no mostró grandes innovaciones, pero sí lo que en materia de electrónica de consumo ya conocido se consolidará en los próximos años.

Lo que plantea tanto dispositivo electrónico conectado, sea para uso personal, profesional o laboral, es que las redes deberán contar con un nivel de robustez cada vez más importante. Todo lo que transmita deberá "fluir" por la infraestructura. Y para ello se necesitarán capacidades de ancho de banda cada vez mayores, para responder a las demandas de los diversos segmentos sociales y organizacionales. La posibilidad de tener objetos y personas conectadas, amplifica usos y aplicaciones. Los ejecutivos de empresas podrán imaginar casi sin limitaciones esas posibilidades, porque la tecnología está disponible para avanzar en esa dirección. Habrá que tener en cuenta los desafíos que, una vez más, se plantean a nivel de redes y, lógicamente, también respecto de la seguridad.