Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"Los argentinos buscan más flexibilidad"

Para Diego Bekerman, director General de Microsoft, la tecnología habilita más que nunca el teletrabajo. De hecho, reveló que seis de cada 10 argentinos preferirían trabajar más horas pero no atados a la silla de la oficina.

Diego Bekerman, director General de Microsoft para Argentina y Uruguay.Trabajar desde casa es el sueño de muchos. Aunque la legislación no necesariamente acompaña y las empresas son tímidas en implementarla, la tecnología que hace posible el teletrabajo (conocido también como Home Office) ya está entre nosotros. Se trata de las famosas herramientas de productividad que posibilitan el trabajo remoto, reduciendo costos para las empresas pioneras y aumentando la productividad por empleado, especialmente en ese segmento etario joven y especial que son los Millennials. Pero todavía es una tendencia incipiente en el mundo corporativo.
De alguna manera, la era del micromanagement ya pasó. Según una encuesta de Microsoft, que realizó con la consultoría Isonomía un relevamiento a 405 trabajadores, más de 61% de ellos preferiría que se impulsaran más políticas relacionadas con la tendencia del nomadismo digital, aquel que impulsa poder trabajar igual o más cantidad de horas pero no necesariamente atado a la silla de la oficina sino desde el café predilecto con buen Wi-Fi o incluso desde la habitación de hotel de algún resort vacacional.
De hecho, 54% de los encuestados afirmó que estarían dispuestos a estar disponibles fuera del horario laboral o incluso trabajar más horas en caso de tener la posibilidad de hacerlo de manera remota. Además, seis de cada 10 encuestados consideró que su productividad aumentaría o se mantendría igual de tener la chance de trabajar remotamente, desde su hogar o desde cualquier otro lado, atendiendo otras necesidades de la vida cotidiana en paralelo a las del trabajo.
"Convivimos con esta realidad todo el tiempo. Que 61% de los argentinos esté esperando que en su trabajo se impulsen o se den políticas de mayor flexibilidad como el teletrabajo no es poca cosa. El trabajo es el lugar en donde uno elige pasar muchísimas horas de su vida y estos resultados hablan, en algún punto, de una insatisfacción. Creo que la encuesta refleja una búsqueda humana, que es la de tener mayores opciones y poder tener un mejor equilibrio entre distintas facetas de nuestra vida", estima Diego Bekerman, director General de Microsoft para Argentina y Uruguay, en exclusiva para IT Business. Y agrega: "En otros países, en mercados más maduros como los Estados Unidos o Europa, uno de cada cinco empleados no tiene la obligación de ir a la oficina o cumplir horarios. Eso marca que, claramente, no ir a un lugar determinado y fichar no disminuye la productividad sino que, en algunos casos, la incrementa".
No hay dos empleados iguales, aclara, y es posible que no todos se sientan 100% con esta nueva tendencia al principio. Pero en esa diversidad están los problemas reales de productividad. "No todas las personas son iguales. Algunas trabajan mejor a la mañana y otras, de noche. Algunas van a encontrar que trabajar desde casa es una buena idea y otras que lo hacen mejor en un ambiente tradicional de oficina. Y hay que promover un ambiente adaptable a ambas situaciones".

Herramientas, se buscan

Lo que queda claro es que la productividad está en el centro de la cuestión y que las grandes empresas, que no dan puntada sin hilo y miden los resultados de cada inversión corporativa que ofrecen, no se meten en el océano del teletrabajo motivados por el altruismo sino porque la guerra por el talento, especialmente entre los más jóvenes, está en su momento más agresivo. "Claramente las inversiones están orientadas a la eficiencia. Creo que falta animarse y ver el impacto. La decisión siempre es cultural pero también se puede medir en resultados económicos. Se tienen que dar las dos cosas", reconoce Bekerman.
En el caso de Microsoft, además, se suma que son una empresa que ofrece herramientas de productividad, por lo que "guiar con el ejemplo" se vuelve importante de cara a los clientes.
"La cultura corporativa tiene que estar alineada con la misión. Si queremos empoderar a las personas y reinventar la productividad sería contradictorio que no ejerzamos ese rol todos los días puertas adentro. Las empresas jóvenes lo tienen internalizado pero creo que va más allá de la edad de cada compañía, sino en querer crear culturas diversas e inclusivas, en donde lo que se busque es que las personas puedan vivir en un contexto de flexibilidad, integración y confianza. Ser un equipo total implica contribuir desde diferentes lugares. Y en nuestro contacto cotidiano con clientes tratamos de promover el concepto de nomadismo digital", explica Bekerman. El proyecto del que habla se llama "Elegí tu equilibrio" y con él se busca que los empleados de la tecnológica, que compite por el talento escaso que existe en el sector con otras empresas en la vanguardia de prácticas de Recursos Humanos, trabajen orientados a objetivos y no a fichar en un horario determinado
Claro que todo esto no puede lograrse sin una inversión por parte del empleador en las herramientas adecuadas. Notebooks, conexión a Internet de buena calidad, un paquete completo de aplicaciones de oficina, un teléfono inteligente y acceso a almacenamiento en la nube son las principales herramientas elegidas por los argentinos como las necesarias para ser nómades digitales. De todas, 59% de los encuestados hizo hincapié en la necesidad de contar con herramientas como Word, Excel y Power Point pero solo 14% mencionó a Skype y 5% a One Drive. Es decir, que falte cualquier cosa menos el paquete de Office.
"Si bien algunos usos son incipientes, la tendencia está permeando y cuando hablas con cualquier director de Operaciones o Recursos Humanos, entienden que la tecnología se convirtió en un habilitador para que el Home Office se promueva activamente. Esto también incita la retención de talento porque la gente empieza a indagar sobre el teletrabajo como beneficio a la hora de cambiar o no su lugar laboral. Si una mujer es madre y quiere estar ahí para sus hijos, es lógico que la cultura corporativa se adapte a eso. Si cuidamos los liderazgos disruptivos, va a existir un mejor clima de trabajo y ese lugar se va a volver más atractivo para las generaciones más jóvenes", finaliza Bekerman.
Las cifras le dan la razón: 63% de los Millennials son más propensos a unirse a una compañía que admite el teletrabajo que 43% de los Baby Boomers (dos generaciones anteriores), que no lo consideran un plus.

89%

preferiría mayor libertad para conocer nuevas culturas.

84%

marcó el desarrollo profesional de las mujeres como ventaja del teletrabajo.

71%

piensa que el teletrabajo redundaría en menos estrés laboral.

43%

estima que con mayor flexibilidad laboral se podrían manejar mejor los tiempos propios.

14%

indicó como beneficio los ahorros de tiempo y dinero asociados a una jornada completa fuera de casa.