Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La impresión 3D que se viene

La clave de su éxito es la gran diversidad de industrias que puede abarcar. Aunque de manera tímida, se trata de un mercado que se está consolidando en el país porque son accesibilidad y versatilidad.

La impresión 3D que se viene

Las impresiones 3D dejaron de ser una novedad para convertirse en una herramienta útil para una gran diversidad de industrias. Si bien aún se trata de un mercado pequeño y específico en el que la mayoría de productores trabaja en base a un prototipo, se estima que a nivel mundial será un mercado que mueva más de u$s 14,4 billones a nivel anual proyectando un crecimiento hasta 2022, de acuerdo con el último informe publicado por la consultora Accenture denominado "High Performance Delivered, 3D printing´s disruptive potencial".

Según el estudio, entre los principales usos que se le está dando residen en convertirse en un valor agregado, generando innovación y rompiendo con el modelo tradicional de negocios. De este modo, las principales industrias que lo están utilizando son: proveedores, manufacturas, logística y retailers. Si bien gigantes como HP está comercializando sus impresoras 3D en diversos países, se espera que para fin de año puedan llegar al país.

Players en Argentina

Herman Szwarcbart, socio de U3D, partner de Practia, comentó que comenzaron en el negocio de las impresiones 3D en 2015, con una inversión inicial cercana a los u$s 80.000, necesarios para adquirir las primeras impresoras y poder experimentar distintos tipos de desarrollo.

"Los clientes con los que trabajamos son tanto empresas como particulares. Hemos tenido así proyectos asociados a las acciones promocionales o de marketing de las empresas, en algunos casos de manera recurrente, y también proyectos individuales, donde una persona quiere hacerle un regalo distinto a un familiar o amigo en una oportunidad especial. A escala industrial, desde enero tenemos un acuerdo de coinnovación con la empresa Practia, para el desarrollo conjunto de proyectos de transformación digital en los negocios. Estamos pensando asíen llegar con propuestas valiosas que integran diferentes tecnologías a las empresas de telecomunicaciones, servicios públicos y sectores industriales", detalla.

Además, comenta que el costo de una impresión depende esencialmente de dos cosas: en primer lugar, de la tecnología para su construcción, y en segundo, del trabajo que hay que desarrollar antes de la construcción.

"Por ejemplo, para imprimir una pieza a reemplazar que ya no se consigue como repuesto, es muy diferente si el cliente tiene en el archivo con los diseños, o si hay que incluir el costo de hacer todo el diseño desde cero. Este trabajo de modelado es clave para la calidad de la pieza final", dice Szwarcbart.

Otra de las empresas que está operando desde 2011 es Chimak 3D. Su CIO y fundador, el ingeniero David Cimino, contó que iniciaron la compañía con el objetivo de desarrollar las máquinas. "Fue de a poco, el primer paso fue importar tres máquinas distintas, armarlas y tomar lo mejor de cada una para hacer el primer modelo propio. Eso llevó dos años de I+D para que pongamos a la venta nuestro primer modelo. La inversión inicial para lograr ese primer modelo fue de unos u$s 50.000". Hoy por hoy, la firma ya se consolidó y trabajan desde centros de enseñanza, pasando por instituciones de investigación, manufactureras, empresas de diseño, estudios de arquitectos y con emprendedores.

"Las aplicaciones que pueden tener son muy variados. Es muy útil en el proceso de desarrollo de un producto, ya que reduce los tiempos sustancialmente", comenta Cimino.

Rodrigo Pérez Weiss, dueño de 3D lab, indica que comenzaron en el año 2013 con una inversión de $ 400.000 y es uno de los pocos locales que posee venta directa en tiendas al público. "La propuesta original fue acercar la impresión 3D al público en general. En ese entonces la impresión 3D era conocida como ‘prototipado rápido’ y solo las compañías grandes tenían acceso a ella. Entonces, sólo había dos fábricas nacionales y otras comenzando; nosotros pusimos al alcance de todos el poder acceder a cursos, compra de máquinas e insumos. Más tarde abrimos en México DF con el mismo concepto", detalla Weiss.

Según Szwarcbart, de U3D, en la industria nacional las aplicaciones más utilizadas son el escaneo de piezas y partes componentes, la generación de prototipos para testear nuevos productos y la fabricación de moldes impresos en 3D.

"En el rubro alimenticio ya hemos impreso en 3D moldes para hacer chocolates personalizados y otros moldes para su utilización en el rubro gastronómico. En el área de venta minorista hemos impreso desde envases customizados hasta marcos de anteojos. Estamos avanzando en muy interesantes posibilidades que se están abriendo en la cirugía, la óptica y la ortopedia que pueden cambiar a la industria de la impresión 3D", cuenta.

Mientras tanto, a nivel mundial se acaba de celebrar en enero, el evento más importante de tecnología que se realiza de manera anual, el CES 2017 en Las Vegas, en el que las principales marcas dan a conocer sus avances.

Este año, las marcas destacadas fueron: XYZprinting, que presentó su impresora Da Vinci Nano, un dispositivo ultraliviano y reducido, con la ventaja de que es una impresora portable. Otras de las empresas que estuvieron fue Aios Robotics, una empresa que fue la primera en lograr un impresora 3D all in one. También dijo presente Flux 3D, que fabrica impresoras con cabezales desmontables y adaptables a sus diferentes usos, y la marca Ability 3D que tiene la particularidad imprimir en metal. Otra de las grandes novedades, fue Beijing Xiaofeixia Technology, una marca que se destaca por comercializar una impresora de panqueques. Sin embargo, a nivel local habrá que espera al transcurso del año para ver qué novedades pueden llegar al país.