Martes  04 de Noviembre de 2014

Internet de las Cosas: los objetos hablan y mucho

Suele sostenerse que la conversación en las redes sociales se da entre personas, pero la hipótesis más fascinante que tenemos en ciernes es que a esta conversación global se le pueden sumar en breve millones de objetos cotidianos.
Para que esto suceda hemos tenido que esperar a que se produzca una convergencia de factores como son el abaratamiento de los sensores, los avances en nanotecnología (más capacidad en menos espacio), el desarrollo de plataformas de comunicación en la nube y el clamor social hacia una conectividad total y permanente (de las redes 3G a la Wi-Fi).
El lenguaje de las cosas siempre tuvo sentido para los técnicos que se ocupaban de su construcción/reparación y también para los usuarios. La diferencia es que los primeros tuvieron desde el principio acceso a estos datos y los usuarios sin embargo no, porque no se consideraba relevante o simplemente porque era muy caro.
En esta etapa que ya está a punto de comenzar, los objetos que usamos a diario no solo pasarán a ser manejados a distancia, sino que nos "hablaran" de su estado, nos sugerirán acciones ("al volver a casa en el auto te sugiero este play list de canciones") y sobre todo, nos permitirán descubrir muchas cosas sobre cómo vivimos realmente y no cómo pensamos que vivimos.
No estamos nada lejos de que en nuestro muro de Facebook o en nuestro flujo de tweets se mezclen mensajes personales de amigos o familia, con avisos relevantes de este particular lenguaje con que nuestras cosas se dirigirán a nosotros.
Esta nueva red híbrida objetos/personas interesa mucho a las empresas, ya que completa el perfil de los usuarios, no solo con las personas que conocen, sino con los cosas que usan y sobre todo, ofreciendo datos sobre cómo las usan, algo que (casi) siempre fue una incógnita para los fabricantes. La oportunidad que esta nueva fase de la red representa, para las empresas, también mayores amenazas y responsabilidades.
En esta nueva fase de la red social, los objetos no costaran más por tener conexión, sino por no tenerla. El usuario pagará más por ellos cuantos menos datos quiera dar sobre su uso.
Lavarropas que nos surgieren cuando hacer el lavado y con qué programas; autos que encienden el aire acondicionado, media hora antes de que manejemos; cámaras, que indican nuestra forma de manejar a las compañías de seguros; aplicaciones, que nos indican el impacto cardiaco de la hamburguesa que nos estamos comiendo; los pasos que dimos en el día y cómo dormimos; todo ello comenzará en menos tiempo del que esperamos a ser parte de la nueva normalidad de actividad social en red de una persona normal.

Redes sociales: no hay fin de la historia

Los impresionantes datos de usuarios de las redes más populares como Facebook (1300 millones) y Twitter (271 millones) y el hecho de que ambas cuenten ya con una década de vida (lo que equivale a 30 años en un mercado convencional) llevan a muchos a fantasear con la idea de que estas son las plataformas "finales" y si, habrá evolución pero dentro de éstas.
Pero si nos ponemos a mirar qué está pasando a nuestro alrededor sin prejuicios y con dosis moderadas de pasión, nos daremos cuenta que esas pequeñas aplicaciones de mensajería como Telegram, WhatsApp o Line se están convirtiendo en mucho más que un sustituto de los SMS. Son verdaderas redes sociales pero configuradas a partir del olvidado directorio telefónico. La llave de entrada esta vez la activa el usuario, con el mismo criterio que hace una década se daba o no a alguien el número de teléfono.Nadie podía prever que WhatsApp alcanzara en menos de 5 años, 500 millones de usuarios y que Facebook pagase por ella el equivalente a más de tres veces el beneficio anual de un coloso como Time Warner.
Las aplicaciones de mensajería tienen una ventaja esencial sobre las redes sociales clásicas y es que reducen la fricción, permitiendo que cualquiera con una línea celular se convierta en usuario y se integre en una conversación multimedia que transfiere sin prejuicio alguno, texto, audio, video, fotos e incluso íconos significativos que funcionan como verdaderos ideogramas (la popular Katy Perry hizo un video de su canción "Roar" de este modo).
Contando con una base amplia (y creciente) de usuarios mundiales y sabiendo que cuentan con todos los recursos de cualquier plataforma de publicación, las app de mensajería comienzan a adentrarse en el lucrativo mercado del comercio electrónico, prometiendo a las grandes marcas que esta vez sí estarán dentro de la conversación realmente privada de las personas.
Lo que viene a partir de ahora es imprevisible, pero debemos pensar, como dice el lúcido analista de los medios sociales Brian Solis, "que no hay una empresa tan grande como para no caer, ni tan pequeña como para no triunfar".

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000074,750079,7500
DÓLAR BLUE-1,3605141,0000145,0000
DÓLAR CDO C/LIQ3,3646-145,7272
EURO0,289588,024088,2788
REAL0,316113,602713,6450
BITCOIN-0,078410.729,180010.735,6000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-1,680729,2500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-12,500017,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-11,904818,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000028,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000090,0090,00
CUPÓN PBI EN PESOS-2,23461,751,79
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,398041.875,6600
BOVESPA-0,010097.012,0700
DOW JONES1,340026.815,4400
S&P 500 INDEX1,59773.246,5900
NASDAQ2,260010.672,2660
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,1250367,8964367,4371
TRIGO CHICAGO-1,0459199,8858201,9985
MAIZ CHICAGO0,4127143,6950143,1045
SOJA ROSARIO-0,3497285,0000286,0000
PETROLEO BRENT-0,286141,820041,9400
PETROLEO WTI-0,669840,040040,3100
ORO-0,64231.856,30001.868,3000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology