Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Innovación digital: cómo se ven y cómo son en realidad las empresas locales

Durante una de las conferencias del evento Panorama de la Transformación Digital de los Negocios, organizado por la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos de Argentina (CESSI), Juan Pablo Seminara, Digital Transformation Lead Analyst en la consultora IDC, explicó los diferentes perfiles que puede tener una empresa en su proceso de maduración y adaptación al entorno digital.

Existen cinco estados en los que se pueden encontrar. Resistidor Digital, que supone una desconexión entre IT y el negocio; Explorador Digital, aquellos que identifican la necesidad digital aunque llevada la práctica de manera inconexa; Jugadores Digitales, son los que cuentan con un alineamiento de metas IT y metas de negocio; Integrador Digital, que se da cuando existe integración efectiva entre IT y el negocio y se produce de forma sostenida; y, finalmente, el Disruptor Digital, que supone disrupción agresiva mediante nuevas tecnologías y mediante nuevos modelos de negocio con alto impacto.

“Se trata de cambios disruptivos en los que las empresas se adaptan, en donde hay competencias digitales para innovar. La innovación es la clave, es el lugar donde convergen medios físicos y digitales así como las experiencias de clientes y negocios”, explica Seminara. “Y es muy importante que exista un ecosistema digital, porque una sola empresa no puede hacerlo todo.”

Para Seminara, el quid de la cuestión es el cambio cultural. “Un punto clave es la toma de decisiones: las empresas necesitan empujar un cambio cultural, y uno de los elementos claves que permite la transformación digital es cambiar la cultura del ‘no error’ a la cultura del ‘error’. ¿Por qué? Porque la digitalización permite que uno pueda errar rápido y corregir con datos o información y no hacer un plan de años, como se hacía antes; si vos erras un plan de dos o tres años se acabó tu empresa” sentencia. “La transformación digital es fact-oriented, o sea, está orientada a hechos concretos, y gracias a que la información fluye, se puede corregir rápidamente”.

En la misma línea, Aníbal Carmona, presidente de la CESSI, afirma que hay que cambiar el mindset de los CEOs. “Los CEOs deben tener una visión digital, tienen que entender que hay que salirse de la zona de confort para pensar un modelo de negocio de acá a cinco y diez años que incluya a la irrupción digital”, afirma. En palabras de Lautaro Spotorno, director de comunicaciones de SAP, “la nueva economía digital está cambiando los paradigmas y las cadenas de valor de industrias tradicionales como la automotriz, la farmacéutica y la agroindustrial”.

Más de la mitad de las empresas locales se percibe jugador, explorador o transformador digital. Sólo siete de cada 100 se cree disruptiva y una de cada 10 como resistidor. Sin embargo, paradojicamente las mayores inversiones en IT se enfocan en el incremento de productividad, menos costos y la mejora del proceso de negocios.