Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Escuela de programación argentina llegó a Chile

Christian Patiño, luego de recibirse en la facultad de Admnistración de Empresas de la UADE, quiso hacer algo que lo motivará. "Siempre tuve la idea en la cabeza de emprender y hacer algo relacionado a las nuevas tecnologías. Sabía que si aprendía a programar iba a poder hacer yo mismo esto y comencé a ir a un instituto en Buenos Aires", explica Patiño a Infotechnology.com. El resultado no fue el esperado y ahí encontró la inspiración necesaria para crear su propio emprendimiento: Coderhouse, su escuela de programación.
En abril de 2014, luego de renunciar a sus trabajos y realizar una inversión inicial de u$s 10.000, comenzaron el proyecto junto a Pablo Ferreiro. "En la Argentina no había muchas empresas haciendo lo mismo y a diferencia de una start up tecnológica, que puede estar años sin recibir un peso, nosotros desde el primer día generamos ingresos", sostiene el creador de la escuela
Coderhouse ofrece cursos de desarrollo de sitios web, aplicaciones móviles y web, diseño de interfaz de usuario, marketing digital y Wordpress. La empresa cuenta con más de 30 profesores que trabajan en empresas como MercadoLibre, Despegar u OLX, entre otras.
La compañía formó parte de Startup Chile, el programa de incubación de ese país, a través del cual recibieron una inversión de u$s 40.000. Como parte de ese proceso abrieron su primera escuela en ese país. Su próxima meta es insertarse en la enseñanza digital.
Joaquín Garau
@joacogarau