Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Errores frecuentes al lanzar una app móvil

Muchas veces las empresas focalizan el esfuerzo y la estrategia en la usabilidad de la aplicación. Es decir: que la aplicación sea amigable, intuitiva. Esto es necesario pero no suficiente para el éxito de la implantación de una aplicación. Además de la calidad, técnica y estética, hay que prever una correcta estrategia de promoción y difusión. Hay proyectos de aplicaciones en donde casi no se asignan recursos a que la aplicación sea conocida, instalada, probada y usada.
Otro error frecuente se aprecia cuando no se estudia correctamente el target al que apunta la aplicación, y el momento en que la misma será utilizada. El target define, entre otras cosas, la estética y el modo en que la aplicación deberá interactuar con el usuario. Una app para niños se comunica de una manera muy diversa que una para adolescentes. Además del público objetivo, es importante analizar cuándo se prevé el uso. Por ejemplo: las aplicaciones que implican una transacción económica no tienen propensión a ser usadas durante traslados (viajes de corta distancia): al haber dinero de por medio, ese usuario probable prefiera esperar a tener una PC de escritorio para realizar la operación económica. En resumen: se pueden generar errores en la definición del target/momento de uso.
Asimismo, las aplicaciones móviles suelen requerir un desarrollo por separado dependiendo del sistema operativo que utiliza el dispositivo móvil. Hay distintas aplicaciones para Android y para iOS. El estudio del público debe incluir también el estudio de qué sistema operativo y qué tipo de dispositivo utiliza el target. También puede haber un error en la decisión de invertir en el desarrollo de la aplicación para un sistema operativo y, quizás, el usuario más interesado utiliza otro sistema operativo.
Otro aspecto a tener en cuenta es la calificación y los comentarios que los usuarios dejan en las tiendas de descargas. Puede haber una buena estrategia de promoción y difusión, pero los usuarios, antes de descargar la aplicación, suelen mirar la puntuación y los comentarios. Deberá ser parte de la estrategia de implantación el seguimiento de las calificaciones y comentarios en las tiendas de descargas.
Por último, cabe destacar otro error bastante típico (común a las aplicaciones tipo web) que es el de no tener previsto cómo se mantendrá actualizada la información. Ya sea información estructural de la empresa (números de teléfono, direcciones, horarios de atención, etc.) como información concerniente al negocio en sí (precios, stock disponible, vigencia de descuentos). Una aplicación cae en desuso, y la empresa pierde calidad de marca, cuando su aplicación ofrece información desactualizada. Por lo tanto, la empresa debe medir qué capacidad tiene de mantener actualizada una aplicación.