El desafío del equipo móvil

Los juegos en dispositivos móviles, como smartphones y tabletas, están poniendo en jaque al negocio de las consolas, admiten desde el lado desarrollador. Y si bien los proveedores se esfuerzan por negarlo, es cada vez más frecuente que las consolas se integren con dispositivos móviles, sea para descargarlos, para seguir jugando, o para incorporar algún elemento más al juego. El mercado de los dispositivos móviles y el de los juegos para ellos creció tanto en los últimos años que los desarrolladores optan cada vez más por tenerlos en su pipeline de publicación aún siendo publicadores clásicos de otras plataformas. Es cada vez más común ver publicados juegos de muy alto perfil, en iOS o Android. Algo que tan sólo dos años atrás hubiese sido inimaginable. Hoy, los dispositivos móviles han crecido tanto en nivel de desempeño (procesamiento y gráfico) que no tienen mucho que envidiarle a lo que hasta hace poco eran consolas de última generación. Además, el jugador puede conectar su teléfono a su TV por medio de HDMI o - dentro de muy poco - sin siquiera conectar cables, vía Wi-Fi, y disfrutar de una experiencia de juego en pantalla grande, haciendo uso de un gamepad y, así, acercándose mucho a los juegos que antes, posiblemente, jugaban en sus consolas, explica a IT Business Diego Ruiz, fundador de Dedalord, una empresa argentina desarrolladora de juegos para dispositivos móviles.
Noticias del día