Martes  07 de Mayo de 2013

Cómo motivar a los programadores

Entre la alta demanda de graduados en tecnología y el bajo índice de estudiantes interesados en formarse en ellas, los programadores son los más buscados. La incógnita es cómo captarlos. Cinco jóvenes profesionales que ya digitalizan su futuro cuentan su experiencia. La visión de los especialistas.

Qué diferente sería nuestra vida si un programador no hubiera diseñado un software para controlar el proceso de producción en una fábrica, o un entorno virtual de aprendizaje para acceder a capacitaciones, o para que un enfermo de diabetes pueda controlar diariamente su nivel de glucosa. El desarrollo de más y mejores programas es sumamente significativo en la actual vida hipertecnológica y conectada, pero, para que esto ocurra, es necesario incentivar a que cada año nuevas generaciones de estudiantes se aboquen a carreras relacionadas con el sector IT.
Rubén Minond, miembro de la Comisión de RRHH y Educación y protesorero de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI), asegura a IT Business que la demanda laboral por parte de “la industria del software continúa -desde hace 10 años- siendo superior a la de la oferta de profesionales”. Consultado sobre las industrias que más están requiriendo personal, el especialista en Recursos Humanos indica que las consultoras, las empresas de servicios financieros y las de videojuego son las que se están mostrando más activas.
Gonzalo Ozdy, consultor Técnico de Movilidad en SAP Argentina, de 23 años, explica que su principal motivación para iniciarse fue el interés que, desde niño, tuvo hacia la computadora y los videojuegos. “Cuando comencé a programar, tanto por mi cuenta como para la facultad, me di cuenta de que se puede lograr, básicamente cualquier cosa mediante estas herramientas”, dice. Su especialidad: la programación para móviles, específicamente para Android. Tal visión se revela como acertada: datos de IDC indican que los desarrollos para dispositivos inalámbricos serán la clave, en 2013, en una competencia que se define entre cinco sistemas operativos: Android (Google), iOS (Apple), Windows Phone (Microsoft/Nokia), Symbian (Nokia), BB10 (BlackBerry). La preferencia de Ozdy por la plataforma del marciano verde tiene su razón de ser: por un lado promete convertirse, en 2013, en el sistema más utilizado en móviles del mundo, con un 71% de penetración según proyecciones de la consultora especializada Canalys.
Por el otro “es completamente abierta para todos y sin barrera de entrada para cualquiera que quiera comenzar a programar”.
Ezequiel Chan (33), analista Programador en MSA, empresa cuyo core business es el desarrollo de software no convencional para procesos de misión crítica, cuenta que inició sus estudios como Técnico Electrónico pero, como se reducía mucho el campo de acción, decidió cambiarse a la carrera de Ingeniería Electrónica, en la Universidad de Luján. “Mis profesores siempre ponían de relieve la formación extracurricular de proyectos. Así, fue como empecé a participar en grupos de programación, y, hoy, estoy en uno de software libre”.
Por su parte, Christian Guede (24), ingeniero en Sistemas de Información, líder Técnico en Pragma Consultores, recuerda que “la programación fue uno de los primeros temas que me atrajeron en la facultad. Desde que comencé con la materia algoritmos y estructura de datos, sentí que tenía cierta facilidad para pensar y atacar los problemas de programación. Así busqué mi primer trabajo y es, hasta hoy, que sigo perfeccionando mis aspectos técnicos, trabajando con distintas tecnologías y lenguajes de programación”. Gustavo Marra (31), director de IT de WebAr Interactive, coincide con Guede sobre el gusto por encontrar y resolver problemas como principal motivador. “El programador se encuentra con problemas todo el tiempo. Es una especialidad que te obliga a pensar en todo momento", remarca.
Gabriel Kulevicius (37) empezó desde joven como programador de sistemas de tiempo real en QNX para el control de industrias del petróleo, energía eléctrica y nuclear, hasta que sus conocimientos en plataformas y estándares utilizados en e-learning lo colocaron como director de Tecnología en e-ABC, empresa de soluciones para el sector. En diálogo desde su actual residencia en Washington, Estados Unidos, Kulevicius destaca entre las ventajas de su profesión: “desde acá, a más de 8.000 kilómetros de distancia de las oficinas de Buenos Aires, puedo gestionar el área tecnológica sin problemas y con una diferencia horaria de apenas 1 hora”.
Según Kulevicius, “hay una gran calidad de programadores en el país pero, en general, el sector de Sistemas Informáticos tiene una peculiaridad: la de estar escondido entre la investigación y programación”. La falta de visibilidad conlleva también a una pérdida de atracción. Kulevicius recuerda que muy pocas personalidades se mediatizan como Mark Zukerberg (Facebook) o Julian Assange (WikiLeaks), evitando así también que nombres, como Dennis Ritchie, desarrollador del lenguaje C, o James Gosling, autor de Java, se puedan convertir en un ejemplo más masivo a seguir.
Otra de las razones, puede buscarse en el eterno debate sobre la necesidad de un título académico que certifique los conocimientos en programación. Ejemplos que contradicen tal concepto no faltan: uno es el discurso que Steve Jobs brindó, en 2005, en la Universidad de Stanford, contando que llegó a fundar Apple, sin terminar ninguna carrera. Otro es el que Bill Gates recibiera de la Universidad de Harvard su diploma y doctorado honoris causa, en Derecho, en 2007. El creador de Microsoft había postergado su carrera para enfocarse en su compañía.
“Dada mi experiencia personal, creo que un programador puede formarse por su cuenta sin necesidad de educación. Hay una gran cantidad de recursos para acceder y la gran mayoría de ellos son de libre acceso. Sin embargo, considero que la educación puede ser un factor muy importante a edades tempranas para motivar a adolescentes a insertarse en el mundo de la programación", destaca Ozdy.
Guede opina que la formación es muy importante. Además de establecer las bases necesarias para la vida laboral, brinda una forma de análisis y pensamiento que es muy difícil conseguir por sí solo. “A la hora de encarar un problema de programación, muchas veces, el conocimiento que da la educación es insuficiente. Sin embargo, es la que te guía en dónde buscar la solución y determinar cuál es el camino conveniente, teniendo una visión más global. “En una profesión como esta, en la que las tecnologías cambian año tras año, no basta con ir unos años a la facultad si uno no tiene la capacidad de aprender cosas nuevas”, continúa Guede. “Lo ideal es seguir una carrera o una carrera corta con la cual se puede conseguir una salida laboral”, sostiene Minond, de la CESSI.

Alejarse del teclado

Entre las facultades más importantes, los especialistas destacan la humana. “Con los años uno, como programador, debe ir desarrollando habilidades sociales con los clientes -especialmente quienes trabajan de manera independiente-, aprendiendo a bajar el lenguaje y coordinar grupos de trabajo. Con los años, nos vamos alejando un poco del teclado”, explica Chan. “Creo que mi rol irá evolucionando de un implementador técnico a un arquitecto, ocupándome de temas de infraestructura y que comprendan un conocimiento extenso de las plataformas y aplicaciones sobre las que esté trabajando", reconoce Ozdy.
Para Guede, también el componente de liderazgo es el camino hacia delante en la carrera del informático. “Uno sigue creciendo profesionalmente no sólo como desarrollador sino como un buen líder que pueda brindar apoyo a un mayor número de personas. Me gustaría seguir trabajando con distintas tecnologías, ya que no me gusta especializarme en un solo tema, sino tener conocimientos horizontales, permitiendo desarrollarme en distintos proyectos y con distintos grupos de personas”, destaca.
Según Minond, parte de la poca convocatoria o deserción de alumnos de carreras informáticas está relacionado con la amplia oferta de materias iniciales, con altos contenidos en matemática, álgebra, física, contra pocas que alienten a poner en práctica la programación. Un ejemplo que convalida la interpretación es lo logrado en la Universidad de La Plata. Datos de la entidad indican que, el año pasado, creció un 54% la cantidad de egresados en Ingeniería, debido a medidas que incluyen la implementación de una nueva metodología de enseñanza de la Matemática, que permitió aumentar la retención de los alumnos de los primeros años de un 35% a un 60%.
“Por año, el país requiere cerca de 7.000 trabajadores especializados para cubrir puestos bien remunerados”, recuerda Minond. Los desfasajes mencionados prueban que para la sustentabilidad de la industria no todo pasa por el salario.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000072,000077,0000
DÓLAR BLUE0,7634129,0000132,0000
DÓLAR CDO C/LIQ2,2523-130,6503
EURO0,044486,063086,0939
REAL0,051413,434613,4408
BITCOIN1,259711.526,860011.536,1500
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS1,265830,0000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-16,666715,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-15,789516,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000030,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)4,1322126,00121,00
CUPÓN PBI EN PESOS-2,43902,002,05
DISC USD NY-1,041776,0076,80
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-3,977050.998,5000
BOVESPA-0,0600102.174,4000
DOW JONES1,050027.686,9100
S&P 500 INDEX1,39973.333,6900
NASDAQ2,130010.782,8230
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO1,0535326,0086322,6098
TRIGO CHICAGO-0,9091180,2279181,8814
MAIZ CHICAGO1,0433123,9124122,6329
SOJA ROSARIO0,0000241,0000241,0000
PETROLEO BRENT1,820245,310044,5000
PETROLEO WTI2,307142,570041,6100
ORO-1,13841.910,60001.932,6000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology