Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Autos eléctricos: 300% más caros en la Argentina

Los autos eléctricos son una industria incipiente. Se estima que a nuestro país llegarán a finales de este año de la mano de Renault.
Las ventas anuales de los vehículos eléctricos enchufables en la Argentina, Brasil, Chile, México, Colombia y Perú podrían oscilar entre las 52.000 y 220.000 unidades en 2023, dependiendo de los cambios regulatorios, aceptación del consumidor y el desarrollo de tecnología. Esto representa una penetración del mercado entre 0,3% y 2,5%, según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). En general, el estudio se refiere a Chile y México como los países con el panorama más prometedor, seguido por Brasil, mientras que la Argentina, Colombia y Perú solamente tienen un prospecto moderado.

La cuestión precio

Uno de los grandes temas respecto a los vehículos eléctricos e híbridos son sus elevados costos, en comparación con sus contrapartidas con motores de combustión interna. El informe del BID compara el precio de venta sugerido por el fabricante (sin incluir impuestos) en los Estados Unidos de algunos modelos de vehículos eléctricos y los modelos de vehículos de motor de combustión interna equivalentes. Los recargos a los precios que pueden observarse en los países de la región oscilan entre 10% y 30% para los vehículos híbridos eléctricos y entre 50% a 80% para los vehículos eléctricos de baterías.
Los impuestos al valor agregado y a la importación son los componentes principales de la estructura tributaria. En la Argentina y Brasil, los automóviles eléctricos estarían sujetos a una estructura tributaria más alta, asumiendo que los autos no son fabricados en Brasil (por impuestos de importación). Por el contrario, en México y Colombia la estructura tributaria favorecería a los vehículos eléctricos por exención de consumo e impuestos por nuevos vehículos respectivamente. En Chile y Perú las estructuras tributarias son las mismas.
Adicional a los impuestos que incrementan la diferencia en el precio de venta entre los eléctricos y los tradicionales, los impuestos de propiedad anuales tienden también a desfavorecer a los vehículos eléctricos, por estar sujetos al precio por vehículo (más alto).
Esto redunda en que, siguiendo el análisis del estudio, el costo total (que incluye mantenimiento y funcionamiento) para adquirir y utilizar un auto eléctrico a lo largo de período de ocho años es un 172% más caro en nuestro país (algo así como u$s 88.000). Mientras que en México es del 6,5% y en Perú del 26,4%. El aumento asciende a 320% ciento (u$s 163.000) para autos a batería.
Matías Castro