EE.UU. AMENAZA CON NUEVAS SANCIONES SI EL GOBIERNO TURCO NO LIBERA AL PASTOR ENCARCELADO

Turquía hará reforma estructural y no acudirá al FMI

En una teleconferencia con más de 4000 inversores internacionales en la que buscó tranquilizar a los mercados, el ministro de Finanzas turco, Berat Albayrak, prometió "políticas fiscales más ajustadas", recortes del gasto público y esfuerzos para mejorar el superávit primario.

El Gobierno turco prometió así las primeras medidas concretas desde que hace una semana, el "viernes negro", arreció la crisis devaluatoria de la lira, aseguró que luchará contra la inflación para bajarla del actual 15% interanual y apuntará a la flexibilización laboral.

Al mismo tiempo, Albayrak, yerno del presidente Recep Tayyip Erdogan y uno de los ministros con más protagonismo, negó que la economía turca precise de un rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI). "Nuestra moneda no está al descubierto", dijo en la tercera jornada consecutiva de recuperación de la lira. Las empresas nacionales "pueden hacer frente a sus deudas a corto plazo" y negó que haya habido recientemente una importante retirada de fondos de los bancos.

En tanto, el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, advirtió a Turquía que "planea" imponerle nuevas sanciones económicas si no libera al pastor estadounidense Andrew Brunson, que está bajo arresto domiciliario en Turquía tras haber sido detenido hace dos años acusado de vínculos con el golpe de Estado contra el gobierno de Recep Tayyip Erdogan.

"Aplicamos sanciones a varios de sus ministros. Tenemos más que estamos planeando poner si no lo liberan rápidamente (a Brunson)", afirmó Mnuchin en la Casa Blanca, una semana después de que EE.UU. le duplicara los aranceles al acero y aluminio al país euroasiático.

Tags relacionados