ERDOGAN APELÓ A LA CONCIENCIA NACIONAL TURCA PARA SOSTENER SU MONEDA

Turquía amenazó con un boicot a productos electrónicos de EE.UU.

Tomarán la medida como represalia por el aumento de aranceles a las importaciones. Trump insiste en la liberación de un pastor evangélico para cesar con las sanciones

El presidente turco, Tayyip Erdogan, anunció que su país boicoteará los productos electrónicos procedentes de Estados Unidos como represalia a los aranceles impuestos por el gobierno de Trump.

Inmersa en medio de una crisis económica histórica azuzada por EE.UU,, la moneda turca - la lira-, ya perdió más del 40% este año. Erdogan dijo que Turquía es blanco de una guerra económica e hizo reiterados llamados para que los turcos vendan sus dólares y euros a fin de apuntalar la moneda nacional.

"Junto con nuestro pueblo, nos mantendremos firmes contra el dólar, los precios de la divisa, la inflación y las tasas de interés. Protegeremos nuestra independencia económica al estar unidos", señaló. Además amenazó con "imponer un boicot a los productos electrónicos de Estados Unidos. Si tienen iPhone, está Samsung por el otro lado, y tenemos nuestro propio Vestel aquí".

Erdogan señaló -además- que su Gobierno ofrecerá más incentivos a las compañías que planean invertir en Turquía y dijo que las empresas no deberían dejarse llevar por la incertidumbre económica.

"Si posponemos nuestras inversiones, si convertimos nuestra moneda a divisa extranjera porque hay peligro, entonces nos habremos entregado al enemigo" sostuvo.

Estados Unidos podría tomar nuevas medidas si Turquía se niega a liberar a un pastor estadounidense encarcelado, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

El pastor está acusado de respaldar un intento de golpe de estado contra el presidente turco hace dos años, cargos que ha negado, y está siendo juzgado por terrorismo.

En tanto, el mayor gremio patronal turco, Tüsiad, junto a la Unión de Cámaras de Comercio y Bolsas de Turquía (TOBB), instaron al Gobierno a adoptar medidas de austeridad para sanear la economía a largo plazo.

"Además de los pasos positivos que tomó el Banco Central ayer para la gestión de la liquidez, se debe adoptar una política monetaria más estricta para la estabilización monetaria", señalan Tüsiad y TOBB.

A juicio de los economistas, la crisis actual de la moneda turca, si bien exacerbada por la tensión con EE.UU., tiene sus causas en el crecimiento acelerado de Turquía en los últimos años, alimentado por el consumo interno, con un alto déficit comercial, que se ve equilibrado solo por las inversiones extranjeras.

Tags relacionados
Noticias del día