Trump propone un Estado palestino con capital en Jerusalén Este

El plan de Trump se presenta como un intento por lograr la paz tras décadas de conflicto entre palestinos e israelíes, y considera que Estados Unidos reconozca los asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reveló hoy su plan de paz para Medio Oriente, en el que propone la creación de un Estado palestino con Jerusalén Este como capital.

En rueda de prensa en la Casa Blanca junto al premier israelí, Benjamin Netanyahu, ponderó al plan como una "oportunidad" en la que "todos ganan", aunque para delinearlo no requirió la opinión de líderes palestinos.

Trump reconoció que apoya desde hace mucho tiempo a Israel, pero afirmó que deseaba que esta iniciativa fuera también "un gran acuerdo para los palestinos", para quienes deseaba que su plan fuera "una oportunidad histórica" para lograr un Estado independiente propio.

La propuesta duplica con creces el territorio que actualmente está bajo control palestino, pero también reconoce la soberanía israelí sobre importantes bloques de asentamientos en Cisjordania, algo que los palestinos seguramente rechazarán.

De hecho, el presidente palestino Mahmud Abás, advirtió: "Le digo a Trump y a Netanyahu: Jerusalén no está en venta, nuestros derechos no están en venta y no son un negocio. Y su trato, la conspiración, no pasará". 

Por su parte, Sami Abu Zuhri, vocero de Hamas dijo que "la declaración de Trump es agresiva y provocará mucha ira... Los palestinos se enfrentarán a este acuerdo y Jerusalén seguirá siendo una tierra palestina". Los palestinos ya habían rechazado el plan de antemano, acusando a Trump de ser parcial en favor de Israel, pues ya ha adoptado políticas que refuerzan a Israel a costa de los palestinos.

Europapress - El premier y el presidente palestinos

 

De hecho, manifestantes en la franja de Gaza –gobernada de facto por el movimiento islámico Hamas y bajo bloqueo israelí desde 2007– iniciaron una serie de protestas en una de las primeras respuestas al plan de Trump. En las manifestaciones, de las que participaron líderes de todas las facciones de Gaza, se quemaron banderas israelíes y estadounidenses, además de un muñeco con la figura de Trump. Es probable que las repecursiones continúen mañana, ya en Palestina.

La Autoridad Palestina reclamó a la Liga Árabe que convoque una reunión de urgencia el sábado para abordar la propuesta de Trump. "La reunión, prevista para el sábado, llega en un momento crucial y exige una posición árabe unificada ante todos los planes diseñados para excluir la cuestión nacional palestina y socavar la solución fundamentada en dos estados".

El primer ministro palestino, Mohamed Shtayé, instó ayer a la comunidad internacional a rechazar el plan, que contempla congelar por cuatro años la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania, plazo durante el cual las partes negociarían un acuerdo global. 

El plan se apoya en otro proyecto de estímulo económico para los territorios palestinos que fue develado en junio pasado y que los palestinos también rechazaron. 

Tanto Trump como Netanyahu atraviesan actualmente turbulencias en sus respectivas gestiones: en EE.UU., el Senado realiza un juicio político contra el mandatario por el Ucraniagate.

Mientras que la Fiscalía israelí presentó formalmente la imputación por delitos de corrupción contra el primer ministro, quien apenas horas antes había retirado su petición de inmunidad ante el Parlamento. Como parte de la campaña para las elecciones del 2 de marzo, Netanyahu había prometido anexarse partes de Cisjordania y otorgar soberanía israelí a todos los asentamientos allí.

Tags relacionados