Tensión con Venezuela: España no enviará un embajador porque no reconoce el gobierno de Maduro

El gobierno español enviará un encargado de negocios con cartas de gabinete en reemplazo del embajador Jesús Silva. También envió a un diplomático de igual rango a Bolivia, pero planea normalizar sus relaciones con el país andino una vez que asuma Luis Arce

El gobierno español no nombrará a un nuevo embajador en Caracas tras la salida de Jesús Silva, sino que designará a un "encargado de negocios con cartas de gabinete" –un puesto de menor nivel– ya que España, al igual que los otros miembros de la Unión Europea (UE), no reconoce al gobierno de Nicolás Maduro.

Según la agencia Europa Press, se especula que el reemplazante de Silva podría ser Juan Fernández Trigo, actual embajador español en Cuba. El relevo se producirá en unos días.

"El reconocimiento que se da a las actuales autoridades no da las condiciones para la presentación formal de una petición de plácet", explicó la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach, en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso. La UE no considera que las elecciones presidenciales de 2018 hayan sido "justas ni transparentes" las elecciones presidenciales de 2018, por lo que no reconocen al gobierno de Maduro como legítimo.

Según Gallach, el envío de un "encargado de negocios" es una fórmula acordada con los socios de la UE y la misma que han usado Italia y Países Bajos, que acaban de renovar sus jefaturas de misión en Venezuela. Con todo, ha asegurado que la decisión no impedirá que el diplomático "desarrolle sus plenas funciones".

Fuentes diplomáticas le informaron a Europa Press que la decisión de que el próximo representante español en Caracas sea un encargado de negocios y no un embajador,  ya había sido tomada hace varias semanas y que no tiene que ver con la huida del opositor Leopoldo López ni con la tensión emergente con el gobierno venezolano.

Normalización de las relaciones con Bolivia

El gobierno también envió a Bolivia al diplomático Francisco Javier Gassó como "encargado de negocios con cartas de gabinete", en lugar de como embajador. Gallach explicó que los dos gobiernos están "en proceso de normalización de las relaciones bilaterales" tras los "incidentes" de finales de 2019 que se saldaron con varias expulsiones de personal diplomático en ambos países.

Según dijo, tras unos meses autorizando gradualmente el retorno de personal, el Gobierno quería "fortalecer" su presencia en Bolivia antes de las elecciones del pasado 18 de octubre, pero sin hacer una "completa normalización" que se culminará "una vez que tome posesión el nuevo gobierno".

Además, Gallach adelantó que España tendrá una representación en la toma de posesión de Luis Arce, pero no especificó quién la encabezará.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios