Según la justicia rusa, los activistas de Greenpeace dejaron de ser piratas para convertirse en vándalos

El país retiró los fuertes cargos contra los 30 ambientalistas. El vandalismo en Rusia es un delito menor, pero puede suponer una pena de prisión de hasta 7 años.

La Justicia rusa retiró hoy los cargos de ‘piratería‘ contra los activistas de Greenpeace detenidos por una protesta contra la explotación petrolera en el Artico, entre ellos los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi, y ahora los acusa de ‘vandalismo‘, un delito sensiblemente menor.

El cargo de piratería, que había sido calificado de absurdo por Greenpeace, es castigado en Rusia con 15 años de cárcel, mientras que el de vandalismo puede suponer una pena de prisión de hasta 7 años.

"La actuación de los imputados en el caso penal ha sido recalificada en base al artículo sobre gamberrismo (vandalismo)", informó Vladímir Markin, portavoz del Comité de Instrucción de Rusia, a medios locales.

Este miércoles, el Tribunal Regional de la ciudad de Murmansk había rechazado conceder la libertad condicional a Pérez Orsi, al igual que lo había hecho la semana pasada con Camila Speziale, por lo que ambos iban a permanecer en prisión hasta el 24 de noviembre próximo, cuando se inicie el juicio en su contra.

FUENTE: Agencias Buenos Aires y Moscú

Tags relacionados