Por motivos familiares, renunció el director general de la OMC, Roberto Azevedo

El brasileño va por su segundo mandato al frente del organismo, que encabeza desde 2013, y se aleja un año antes de finalizar el cargo. 

El brasileño que, desde 2013, encabeza la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azévedo, confirmó hoy que dejará el cargo de director general un año antes de lo previsto, a fin de agosto, y tras especulaciones de la prensa brasileña, aclaró que dimite por motivos personales. 

En tono más intimista, Azévedo explicó que la cuarentena por el coronavirus y una reciente operación de rodilla le representaron más tiempo del habitual para reflexionar. "Es una decisión personal, una decisión familiar, y estoy convencido de que sirve a los mejores intereses de esta organización", dijo, a la vez que desechó problemas de salud a sus 62 años, o anhelos de postularse a un cargo político en el gigante sudamericano.

Con 25 años de existencia, la OMC está lidiando con las tensiones del comercio mundial y el colapso del comercio durante las medidas de aislamiento en la mayoría de los países por la pandemia de Covid-19.

 

OMC no será perfecta, pero es indispensable

Azévedo resaltó el papel de la OMC en un mundo en el que "prevalece la ley de la selva". "La OMC puede no ser perfecta, pero de todos modos es indispensable. Es lo que nos mantiene alejados de un mundo donde prevalece la ley de la selva, al menos en lo que respecta al comercio", afirmó. Exhortó también al organismo a subrayar su actuación en "la nueva normalidad" que surja tras la pandemia de Covid-19, en vistas de la  peor crisis económica desde la Gran Depresión.

Actualmente Azévedo desempeña el segundo mandato al frente de la OMC, con sede en Ginebra, el cual originalmente concluía en agosto del 2021. Su dimisión resultó inesperada, y se produce cuando el mecanismo de resolución de disputas de la agencia está estancado, luego de que en diciembre pasado, Estados Unidos bloqueara el nombramiento de los jueces y eso redundara en la paralización del Consejo de Apelaciones.

En todo caso, varios prevén que la salida de Azevedo aumentará la injerencia de Donald Trump  respecto a quién será el próximo en dirigir al organismo, que viene perdiendo relevancia a medida que varios líderes mundiales desestiman progresivamente la globalización.

Bloomberg

Valor citó a Azevedo al decir que su dimisión ayudará a la OMC a no perder tiempo para avanzar hacia reformas y también desestimó que se vaya a postular a cargos políticos en su país, Brasil.

El Financial Times recordó que durante su gestión y en plena pandemia del coronavirus, la OMC tuvo un perfil deliberadamente bajo y permaneció en gran medida en silencio sobre la oleada mundial de restricciones a la exportación de equipos médicos.

"Mi mandato como director general de la OMC ha sido el periodo más exigente, emocionante y gratificante de mi vida profesional. He aprendido mucho y creo que he podido contribuir a mantener la OMC como un pilar clave de la gobernanza económica mundial en tiempos difíciles para la cooperación multilateral", enfatizó Azévedo.

También destacó hitos de su trayectoria al frente de la OMC como la entrega del acuerdo sobre Tecnología de la Información, el acuerdo de facilitación del comercio o algunas decisiones sobre seguridad alimentarias.

"Permitimos subsidios a la exportación agrícola, y permitimos más exportaciones de bienes y servicios de los países menos desarrollados. Grupos de miembros de ideas afines han encontrado formas de avanzar en las discusiones sobre temas críticos al tiempo que protegen el derecho de otros miembros a optar por participar o no", destacó.

 

 

Tags relacionados
Noticias del día