POLÉMICA

Estados Unidos: las vacunas son opcionales pero cada vez hay más restricciones para quienes no se inoculan

Siguiendo el ejemplo de Francia, varios estados de Estados Unidos implementaron nuevas medidas restrictivas para incentivar a los no vacunados a inocularse: Nueva York creará un "pase sanitario".

Ya es un debate mundial: aunque vacunarse contra el coronavirus es opcional en todos los países, son muchos los que establecen mayores restricciones para quienes no se han inoculado todavía y se encuentran reacios a hacerlo, medidas que obligan a pensar en imponer la obligatoriedad de vacunarse.

Vacunación Covid obligatoria: cómo es la tendencia que crece en el mundo 

El más llamativo en tomar acciones directas contra quienes deciden no vacunarse fue el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quién estableció una serie de restricciones para ingresar a museos, cines o establecimientos deportivos: ahora en Francia se pide a los ciudadanos un certificado de vacunación, un PCR negativo o un alta reciente de la enfermedad para circular con mayor libertad, una medida que se extenderá a bares, restaurantes, centros comerciales y transporte de larga distancia el próximo lunes 9 de agosto.

Estas medidas llevaron a unos 200.000 franceses a las calles en protesta por el certificado sanitario, movilizaciones que concluyeron con el incendio de un centro de vacunación en la isla caribeña francesa de Martinica por parte de los manifestantes y el ataque a un especialista que realizaba pruebas contra el Covid-19 en Montpellier.

En este marco, el Gobierno estadounidense sigue también los pasos de la nación europea: con un 70% de la población adulta del país vacunada con al menos una dosis (resultado al que se llegó este lunes, un mes luego de lo pretendido por el Gobierno de Joe Biden) y un 61% con su pauta completa, los Estados Unidos están viendo un rápido aumento de casos -causados principalmente por la variante Delta del coronavirus- en individuos no protegidos con un promedio de 85.000 positivos por día, cifra que se ha sextuplicado en el último mes y no se veía desde mediados de febrero.

Así, el Estado de Nueva York fue el primero en imitar a Francia al anunciar que se requerirá una prueba de vacunación para las actividades bajo techo, incluidos restaurantes, gimnasios y espectáculos.

La Florida rompe récords de contagios y es el nuevo epicentro del brote en Estados Unidos

El anuncio sobre estas nuevas medidas -las primeras en el país- fue realizado por su alcalde, Bill de Blasio, quién aseguró que disposiciones como estas "son las que van a cambiar el rumbo".

De esta forma, se insta -no se obliga- a la población a vacunarse en una nación en la que hay un alto grado de rechazo a la inoculación y eso supone un peligro ante la expansión de la variante Delta, un 90% más contagiosa que la cepa original surgida en China.

Como parte de la iniciativa, la ciudad está creando el "Key to NYC Pass" para proporcionar pruebas de vacunación a los trabajadores y clientes en gimnasios, restaurantes y lugares de entretenimiento, dijo el alcalde, a lo que agregó: "El objetivo es convencer a todo el mundo que ha llegado el momento. Si vamos a detener a la variante Delta, éste es el momento, y eso quiere decir que hay que ir a vacunarse ahora mismo".

Además, frente a tasas de vacunación estancadas desde abril, más estados se sumaron a la obligatoriedad de volver a utilizar barbijo tanto en exteriores como en interiores: por ejemplo, en el sur del país el Gobierno de Louisiana, uno de los estados con menor tasa de vacunación, ordenó este lunes que todas las personas, vacunadas o no, usen tapabocas en todos los lugares públicos cerrados, incluyendo escuelas y universidades.

Por su parte, autoridades de salud de San Francisco y de otros seis condados de la Bahía de San Francisco, en California, anunciaron anoche que el barbijo vuelve a ser obligatorio en las mismas condiciones que en Louisiana y son muchos los estados que están tornando obligatoria la vacunación para sectores específicos como los trabajadores de la salud, aeroportuarios, policías, empleados públicos o trabajadores en centros de edad avanzada.




Tags relacionados

Compartí tus comentarios