EL AUSENTISMO CRECIÓ EN EL MISMO NÚMERO QUE LOS SUFRAGIOS CEDIDOS POR EL GOBIERNO

La pérdida de dos millones de votos explica la derrota del chavismo

El enojo con el gobierno se expresó en una caída de la participación popular. La oposición no creció mucho a nivel votos. Le queda la tarea de convencer a los desencantados

El resultado final de la elección de parlamentarios en Venezuela del domingo pasado mostró más que la constatación del histórico y contundente triunfo de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD). También reveló el enorme nivel de desgaste que sufrió el gobierno de Nicolás Maduro en estos dos años.


Según el boletín definitivo del Consejo Nacional Electoral (CNE) los ganadores nucleados en la MUD obtuvieron 7.707.422 votos, lo que representa el 56,2%, mientras que la coalición oficialista logró 5.599.025 de sufragios, un 40,8%. Fueron más de dos millones de votos de ventaja, lo que significó 15,4% de diferencia. Con este resultado, los opositores obtuvieron la mayoría calificada de la Asamblea Nacional (Congreso), es decir, los 2/3 del cuerpo, que son 112 legisladores. Un número que les permite sancionar casi todas las leyes sin trabas, pero fundamentalmente tramitar expeditamente la convocatoria a una elección que permita revocar el mandato de Maduro o iniciarle un proceso de juicio político.


Pero el número final deja espacio para ahondar en las causas de la derrota del partido que triunfó sistemáticamente en casi todas las elecciones en sus 17 años de historia (menos una). Muchos analistas, previamente al comicio, ya anunciaban un nivel alto de cansancio entre las huestes chavistas y los números finales dan pistas para demostrarlo.


En las elecciones presidenciales de 2013, el candidato opositor Henrique Capriles obtuvo 7.363.980 votos, (49,12%) y Nicolás Maduro 7.587.579, (50,61%). Si bien es cierto que en la elección del domingo pasado la MUD sumó 343.000 votos, todo indica que la clave de su triunfo estuvo más bien en la pérdida de votos "bolivarianos".
El chavismo mermó su performance en casi dos millones de sufragios en dos años, un hecho que muestra el nivel de enojo o desaliento que se instaló entre sus partidarios.


La participación popular que pasó del 79,68% en las presidenciales a 74,25% en el último comicio da cuenta también del mismo fenómeno. La historia mundial, no sólo la venezolana, marca que en una elección legislativa siempre participa menos gente. Por lo que es posible inferir que la merma de votos corre para todos los bandos participantes. Si fuera así, habría que señalar que una importante cantidad de ciudadanos cambió su voto.
Pero también es posible que se haya dado lo que los analistas anticipaban. Decían que muchos de los otrora votantes del oficialismo se quedaría en casa el día de la elección.


Así el "voto castigo" al gobierno a causa de la grave crisis económica que afecta al país tomó forma de "abstención". Algo que claramente ayudó al triunfo de la oposición, pero que no le otorga "carta blanca".
El desafío de la oposición ahora será convertirlo en respaldo a su proyecto político si es que desea lograr rápidamente el gobierno de la República.

Tags relacionados