La ONU reclama mucha más voluntad política en la Cumbre del Clima

En vísperas de la Cumbre del Clima que comienza mañana en Madrid, el secretario general de la ONU denunció que "sigue faltando voluntad política, para poner un precio al carbono, (...) voluntad para cambiar impuestos, a cobrar por la contaminación". En la cumbre destaca la presencia latinoamericana con los presidentes de Argentina, Costa Rica, Ecuador y Honduras.

La emergencia climática es una cuestión de Estado, tal como busca concientizar la Cumbre del Clima (COP25) que comienza hoy en Madrid, donde participan más de 50 jefes de Estado y de gobierno, ministros de Medio Ambiente y altos funcionarios de instituciones comprometidas con implementar el Acuerdo de París.

Apenas el jueves pasado, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que declara la situación de "emergencia climática y medioambiental" y reclama a la Comisión Europea, a los gobiernos de la Unión Europea (UE) y a "todos los agentes mundiales" que adopten con urgencia medidas para "combatir y detener esta amenaza antes de que sea demasiado tarde".

En rueda de prensa en Ifema donde se realizará la cumbre hasta el 13 de diciembre, el secretario general de la ONU, António Guterres, exigión hoy mayor voluntad política para que el reto que tiene el planeta en la lucha contra el cambio climático no sea "inalcanzable". "Estamos en el hoyo y cavando, y es demasiado tarde para escapar", aclaró. 

"Lo que sigue faltando es la voluntad política, para poner un precio al carbono, para detener los subsidios a combustibles fósiles, para dejar de construir plantas de carbón, voluntad para cambiar impuestos, a cobrar por la contaminación", explicó. 

Esta cumbre supone el último paso antes de la implementación del Acuerdo de París en 2020, que exige a los países compromisos más ambiciosos de reducción de sus emisiones de gases de efecto invernadero. Además, marcará el inicio de una carrera entre países para presentar contribuciones más contundentes contra la crisis climática.

La guerra del agua

Entre tantos temas acuciantes para el debate, está la "guerra del agua". El crecimiento poblacional y el cambio climático se han convertido en dos importantes factores de presión sobre las limitadas reservas hídricas en todo el mundo, que si se retoralimentan, podrían provocar un colapso, indica un estudio presentado esta semana por el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo.

Esta cumbre iba a celebrarse en Santiago de Chile pero el presidente Sebastián Piñera suspendió albergarla por las protestas que desde mediados de octubre sacuden al país sudamericano, aunque Chile siga presidiendo el encuentro. 

Tags relacionados