LA BOLSA DE BRASIL SE HUNDIÓ 4,5% Y EL REAL SIGUIÓ RETROCEDIENDO ANTE EL DÓLAR

La huelga camionera pierde fuerza pero sus efectos paralizan a Brasil

El gobierno hizo concesiones aceptadas por la mayoría de las centrales gremiales pero no bastó para que se levantaran completamente las medidas

La huelga camionera que comenzó hace nueve días en Brasil empezó a perder fuerza pero no se desactivó la crisis de desabastecimiento como consecuencia de la paralización del transporte, y aún se desconoce todo el impacto económico de esta medida de fuerza.

El ministro de Hacienda, Eduardo Guardia, detalló que la propuesta del presidente Michele Temer para acabar el conflicto aprobada por la mayoría de las centrales gremiales, pero que no alcanzó para acabar la protesta incluye una caída del precio del diesel de 0,46 reales (u$s 0,13) por los próximos 60 días. Tras ese periodo habrá una revisión mensual de precios, y ya no diaria, como lo hacía la estatal Petrobras hasta la semana pasada, cuando estalló la crisis.

También se propone la eliminación de un impuesto que incide sobre el combustible y otros beneficios en relación a los peajes que pagan los camiones.Guardia aseguró que esto "no supone una congelación de los precios", sino que "solo altera la periodicidad" de la revisión.

Pero el impacto de las nuevas subvenciones para ayudar a Petrobras a mantener sus márgenes será de u$s 2500 millones, que pueden comprometer las metas fiscales y la credibilidad del gobierno, cuya mayor bandera fue el restablecimiento de las cuentas públicas a través de duros ajustes.

Los sindicatos instaron a sus afiliados a retomar el trabajo a partir de ayer mismo y el ministro de la Presidencia, Eliseu Padilha, dijo que el paro camionero comenzó a ceder pero que aún se mantenían "557 concentraciones" de camioneros, frente a los 1200 bloqueos que llegó a haber la semana pasada. "El Gobierno ya cumplió con su parte. Ahora, tienen que cumplir ellos", indicó Padilha, quien pronosticó que la actividad se irá normalizando hoy.

Las filas kilométricas siguen en las pocas gasolineras a las que llegaba combustible, y tanto la comida como otros productos básicos siguen escaseando en los mercados.

A última hora de la tarde, el presidente de la Asociación Brasileña de Camioneros (Abcam), José da Fonseca Lopes, afirmó que el 30% de los camioneros seguían movilizados. Defendió el fin de la movilización y denunció amenazas contra los camioneros por parte de militantes políticos y promotores de una intervención militar. Aclaró que para hoy estarán dadas las condiciones para que concluya la desmovilización, aunque "nuestro personal quiere volver a trabajar pero tiene miedo".

Como apoyo a la medida de los camioneros, los sindicatos de trabajadores petroleros harán una huelga "de advertencia" de 72 horas desde mañana. Le atribuyen la actual política de precios alcista en combustibles al presidente de Petrobras, Pedro Parente, al que exigen su dimisión.

Tags relacionados