EE.UU.

Llega a su fin el juicio por la muerte de George Floyd, el caso que inspiró al movimiento #BlackLivesMatter

El principal imputado es un ex agente policial y podría pasar 40 años en la cárcel por el hecho. En Minneapolis temen que se produzcan disturbios cuando se conozca el fallo.

Finalmente llegó la instancia decisiva del juicio que concita atención mundial ya que reactivó en muchos países la movilización contra el racismo. Hoy es el día en el que el jurado escuchará las argumentaciones finales de la Fiscalía y la defensa en el juicio por la muerte del afroamericano George Floyd, el pasado 25 de mayo, a manos del entonces policía Derek Chauvin.

El caso que inspiró al movimiento #BlackLivesMatter de oposición al racismo en numerosos países, tiene la atención doméstica potenciada por otras muertes recientes de afroamericanos a manos de policías, como hace ocho días la del joven Daunte Wright, de 20 años, que en otro suburbio de Minneapolis moría por una bala que disparó un agente que dijo confundir la pistola paralizante con la de fuego real.

Floyd murió a los 46 años tras balbucear que no podía respirar mientras tenía la rodilla de Chauvin sobre su pecho: un transeúnte grabó la situación y ese video es una pieza clave en el juicio. El agente fue expulsado de la fuerza poco después, y tras ser imputado por asesinato y malos tratos, fue puesto en libertad bajo fianza. 

Ahora, al final de las tres semanas de juicio, la expectativa gira en torno a si Chauvin finalmente será declarado culpable del cargo más grave, que es el asesinato en segundo grado, y que le representaría hasta 40 años de prisión. 

Por lo pronto, Chauvin está acusado de tres cargos: homicidio imprudente en segundo grado; asesinato en segundo grado, que implica intención en el instante, pero no premeditación ni voluntad previa; y asesinato en tercer grado, que el estado de Minnesota define como el cometido por alguien que, aunque no busca el objetivo de matar, causa muerte actuando de forma peligrosa, con una mentalidad depravada y sin cuidado por la vida humana. 

Según consignó El País, pocos policías son acusados en Estados Unidos de algunos de estos delitos por hechos ocurridos en acto de servicio y menos aún, condenados.

El Washington Post consignó que funcionarios, propietarios de negocios y los residentes de la ciudad temen que se repitan los disturbios civiles que estallaron tras la muerte de Floyd en mayo de 2020.

A la posibilidad de que se produzcan protestas violentas y saqueos se suma la confusión sobre quién está a cargo de los esfuerzos para mantener la seguridad en la ciudad. El gobernador de Minnesota, Tim Walz (demócrata), el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey (demócrata), el jefe de policía de la ciudad y el comisario del condado se reparten la responsabilidad, pero parecen tener opiniones diferentes sobre la mejor manera de responder. 

La semana pasada, miles de efectivos de la Guardia Nacional de Minnesota empezaron a desplegarse por toda la ciudad, tomaron posiciones armadas en  corredores comerciales y en los barrios residenciales junto a los agentes de policía, como parte de lo que los funcionarios municipales y estatales describen como un elemento disuasorio de posibles saqueos y violencia en respuesta al veredicto de Chauvin, recordó el Post. 


Tags relacionados

Compartí tus comentarios