Iraníes despiden a Soleimani y crece la tensión con EE.UU.

La presión se acumula mientras concluyen los tres días de luto por la muerte del general Soleimani. Si bien Irán todavía no informó sobre eventuales represalias, ninguna de las partes parece ceder

En una poderosa imagen, el ayatolá Alí Jamenei, líder supremo de Irán, se dejó ver literalmente conmovido hasta las lágrimas, frente al ataúd del general Quassem Soleimani. El funeral, del que también participó el presidente iraní, Hasán Rohani, fue un evento masivo que convocó a miles –algunas agencias dicen millones, incluso– de personas a la calle de Teherán para despedirse del segundo hombre más importante del país, después de Jamenei.

Pero mientras Irán concluye sus tres días de luto– este martes el cuerpo de Soleimani será finalmente enterrado en su ciudad natal, Kerman–, el mundo sigue con preocupación las eventuales medidas de retaliación que pueda tomar el gobierno. Por lo pronto, lo único que ha trascendido es la decisión de Irán no seguir limitando su producción y enriquecimiento de uranio, algo que ya suscita preocupación entre los países europeos que, mientras siguen los llamamientos a la moderación, ya comienzan a pensar en posibles sanciones económicas.

Por su parte, Donald Trump –que este lunes se mostró más preocupado por el impeachment que por la situación en Medio Oriente– no parece dispuesto a bajar el tono del conflicto, y tuiteó que "Irán nunca tendrá un arma nuclear".

Teherán asegura que es capaz de volver a enriquecer uranio al 20% rápidamente –el nivel que había alcanzado previo a la firma del Plan de Acción Integral Conjunto, del que Estados Unidos se retiró en 2018– y que es muy inferior al necesario para desarrollar la bomba atómica.

El tuit de Trump llega después de amenazar con una "respuesta desproporcionada", en caso de que Irán decida tomar represalias. De un lado, el presidente de los Estados Unidos, dijo que tienen definidos 52 sitios iraníes (representando a los 52 estadounidenses que fueron secuestrados en la crisis de rehenes de 1979), donde atacar. Del otro lado, Irán dijo que unos 35 blancos estadounidenses en la región están a su alcance.

La amenaza de Trump sobre los eventuales ataques, que incluían sitios culturales iraníes, fue ampliamente criticada en Estados Unidos por los legisladores demócratas, que evaluaban introducir esta semana una resolución para frenar las acciones militares del presidente. Por su parte, cuando se le preguntó al secretario de Defensa, Mark Esper, en una conferencia de prensa en el Pentágono, sobre la posibilidad de atacar sitios culturales, simplemente respondió: "Seguiremos las leyes del conflicto armado".

Mientras tanto, el primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, le prometió a Matthew Tueller, embajador de EE.UU. en Irak, que su país hará todo lo posible para evitar una guerra, según informó la agencia Europa Press. En la misma reunión, el primer ministro habría instado a trabajar en conjunto para la retirada de las tropas estadounidenses de Irak, en línea con el pedido del parlamento.

Tags relacionados
Noticias del día