Trump ya no habita la Casa Blanca pero el Senado seguirá con el Impeachment: por qué

Los abogados del magnate norteamericano alegaban que era inconstitucional el juicio político porque él ya había dejado de ser presidente.

Los senadores de Estados Unidos votaron el martes en favor de seguir adelante con el impeachment contra Donald Trump por incitación a la insurrección en el asalto al Capitolio, rechazando una demanda de inconstitucionalidad de procedimiento tras ver un vídeo gráfico del ataque de enero.

El Senado votó 56-44 para seguir adelante con el juicio contra el expresidente, rechazando el argumento de sus abogados defensores de que un presidente no puede enfrentar un juicio después de dejar la Casa Blanca. Los demócratas esperan inhabilitar a Trump para que no pueda volver a ocupar un cargo público.

Los demócratas de la Cámara de Representantes que actúan como fiscales abrieron su caso mostrando un video de partidarios de Trump arrollando violentamente a la policía en el Capitolio en el ataque del 6 de enero, con imágenes de Trump llamando a "pelear como demonios" para revertir su derrota electoral del 3 de noviembre.

Los senadores, en calidad de jurados, vieron en las pantallas cómo los seguidores de Trump derribaban las barreras y golpeaban a los policías del Capitolio. El vídeo también incluyo el momento en el que el policía que custodiaba la Cámara de Representantes disparó mortalmente a la manifestante Ashli Babbitt, una de las cinco personas que murieron en los desórdenes.

Segundo impeachment contra Trump: por qué es dífícil que sea condenado

En el asalto al Capitolio, la turba atacó a la policía, hizo que los legisladores corrieran en busca de refugio e interrumpió la certificación formal por parte del Congreso de la victoria del presidente Joe Biden, después de que Trump pasara dos meses impugnando los resultados de las elecciones.

"Si eso no es un delito de destitución, entonces no existen", dijo a los senadores reunidos el representante demócrata Jamie Raskin, que dirigió la acusación, tras mostrar el vídeo.

Raskin lloró al relatar cómo familiares a los que llevó al Capitolio ese día para presenciar la certificación de las elecciones tuvieron que refugiarse en una oficina cercana al hemiciclo, diciendo: "Pensaron que iban a morir".

En contraste con la emotiva presentación de los demócratas, los abogados de Trump atacaron el proceso, argumentando que el procedimiento era un esfuerzo inconstitucional y partidista para bloquear el futuro político de Trump, pese a que ya había dejado la Casa Blanca.

EE.UU.: crece el empleo en el sector privado y la economía da signos de recuperación

"Lo que realmente quieren conseguir aquí en nombre de la Constitución es impedir que Donald Trump vuelva a presentarse a un cargo político, pero esto es una afrenta a la Constitución, independientemente de a quién apunten hoy", dijo a los senadores David Schoen, uno de los abogados de Trump.

El abogado denunció la "insaciable lujuria por el impeachment" entre los demócratas antes de emitir su propio vídeo, en el que se unen imágenes de varios legisladores demócratas pidiendo la destitución de Trump desde 2017 en adelante.

Condenar a Trump requeriría una mayoría de dos tercios en la cámara de 100 miembros, lo que significa que al menos 17 republicanos tendrían que unirse a los 48 demócratas del Senado y dos independientes para votar contra Trump. Una meta muy ambiciosa.

Biden enfrenta su primera prueba en el Congreso por el paquete de u$s 1,9 billón

El líder de la mayoría del Senado, el demócrata Chuck Schumer, dijo que la acusación contra Trump representa "los cargos más graves jamás presentados contra un presidente de Estados Unidos en su historia".

El juicio se está celebrando con una seguridad extraordinaria en torno al Capitolio, que incluye fuerzas de seguridad armadas y un perímetro de vallas y alambre de púas.

El juicio podría dar pistas sobre el rumbo del Partido Republicano tras los tumultuosos cuatro años de presidencia de Trump. Han surgido agudas divisiones entre los leales a Trump y los que esperan que el partido tome una nueva dirección. Mientras tanto, a los demócratas les preocupa que el juicio pueda obstaculizar la capacidad de Biden para avanzar rápidamente en una ambiciosa agenda legislativa. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios