Guerra Rusia-Ucrania

Masacre de Bucha: Estados Unidos y Europa preparan nuevas sanciones contra Rusia

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, dijo que habrá más medidas contra el gobierno de Vladimir Putin y sugirió que evenctualmente el líder ruso podría ser enjuiciado por crímenes de guerra.

Bucha, una ciudad ubicada en las afueras de Kiev, se ha transformado en el epicentro de la conmoción mundial tras las imágenes de cuerpos torturados y calcinados, abandonados a los costados de las rutas, calles y parques, ejecuciones, fosas comunes y violaciones.

El vicealcalde de la ciudad, Taras Shapravskyi, dijo que se encontraron unas 300 personas muertas tras la retirada rusa. Entre ellas, dijo que las autoridades han registrado hasta ahora unas 50 ejecuciones sumarias; las otras muertes podrían ser como consecuencia del fuego cruzado o por ahora no tienen explicación.

El presidente ucraniano, Volodímyr Zelensky, describió lo sucedido en Bucha directamente como un "genocidio", mientras que el canciller, Dmytro Kuleba, dijo que las imágenes son sólo "la punta del iceberg" de lo que pasó en Ucrania, y que la situación en Mariúpol es mucho peor, al igual que en otras ciudades cerca de Kiev.

Masacre de Bucha en fotos: qué pasó en Ucrania y por qué se habla de genocidio ruso

Rusia sube la presión de Europa con el gas: por qué quiere que le paguen en rublos 

Las nuevas imágenes de la tragedia de Bucha podrían desencadenar un nuevo nivel de condena internacional, cuando la guerra está entrando en su sexta semana.

"Este tipo [Vladimir Putin] es brutal, y lo que está ocurriendo en Bucha es indignante, y todo el mundo lo ha visto", dijo el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, que volvió a definir al líder ruso como un "criminal de guerra". Biden confirmó que seguirá imponiendo sanciones contra Rusia, aunque no especificó cuáles serían.

El presidente estadounidense también sugirió que Putin eventualmente podría eventualmente ser enjuiciado: "Es un criminal de guerra. Pero tenemos que reunir la información, tenemos que seguir proporcionando a Ucrania las armas que necesita para continuar la lucha, y tenemos que obtener todos los detalles para que podamos realmente tener un juicio por crímenes de guerra", dijo Biden.

El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que Rusia "niega categóricamente" las acusaciones de que sus fuerzas mataron a civiles en Bucha. El gobierno ruso calificó las imágenes de civiles asesinados y torturados que se difundieron durante el fin de semana como una "provocación" de Ucrania.

Los soldados rusos están abandonando la región de Kiev -un funcionario de Defensa de Estados Unidos dijo que dos tercios de las tropas ya se había ido de la zona- para reagruparse en el norte y concentrar sus ataques en el sur y este de Ucrania.  

La Unión Europea está trabajando "como una cuestión de urgencia" en nuevas sanciones económicas contra Rusia, según un comunicado de Josep Borrell, el jefe de la diplomacia europea.

Masacre de Bucha: la retirada de las tropas rusas dejó "una carnicería" en las afueras de Kiev 

El presidente francés Emmanuel Macron le dijo a medios locales que "lo sucedido en Bucha exige una nueva ronda de sanciones y medidas muy claras, así que coordinaremos con nuestros socios europeos, especialmente Alemania". Macron -que actualmente tiene la presidencia de la UE- hizo énfasis en un embargo contra el petróleo y el carbón rusos, aunque evitó habar del gas, un suministro clave especialmente para Alemania y los países del este del bloque.

Rusia exporta unos 4,5 millones de barriles diarios de crudo y productos refinados a Europa. También es un fuerte actor en el mercado de carbón: en 2021, el 70% del carbón que importó el bloque vino de Moscú.

A pesar de la guerra las compras de gas de Europa a Rusia -que le reportan a Moscú alrededor de u$s 350 millones al día, según la consultora ICIS- no se han detenido. El canciller ucraniano le pidió a Europa que ordene urgentemente un embargo contra el gas, petróleo y carbón rusos: "Occidente sigue alimentando la máquina de guerra rusa con pagos por combustibles fósiles" dijo Kuleba y agregó que "las medidas a medias ya no son suficientes".

Se espera que la Unión Europea revele el próximo miércoles su quinto paquete de sanciones económicas contra Rusia, aunque no todavía se desconoce exactamente cuál sería el alcance de las nuevas medidas y falta consenso para avanzar en un bloqueo a las compras energéticas. Alemania y Austria, por ejemplo, adelantaron que no apoyarán un eventual bloqueo del gas ruso.

"Debemos planificar sanciones duras, pero el gas no puede ser sustituido a corto plazo. Nos haríamos más daño a nosotros mismos que a ellos", dijo el ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea (el brazo Ejecutivo de la UE), Valdis Dombrovskis, dijo que todas las sanciones están en la mesa y que aunque un corte del suministro de gas crearía problemas para Europa, "es posible hacer frente a una situación así", afirmó.

La guerra ha reforzado la necesidad de Europa de reducir su dependencia energética del Kremlin. El último ejemplo es la exigencia de Rusia de que los importadores europeos de gas paguen en rublos. Sin embargo, para Europa reducir las compras de gas rusas -que representan un 40% del total de las importaciones de gas- no es un objetivo fácil de alcanzar en el corto plazo.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.