EE.UU: la inflación subió menos de lo esperado y la Fed tiene más margen para decidir sobre el tapering

La inflación de agosto tuvo la menor alza en siete meses y ratifica el argumento de las 'palomas' de la Reserva Federal, que dicen que se trata de un fenómeno transitorio.

A contramano de los pronósticos, la inflación de agosto subió menos de lo esperado: 0,3% respecto a julio. Pero aunque se trata de la menor alza en siete meses, el índice todavía sigue alto: 5,3% arriba en comparación con el mismo mes de 2020.

Por otra parte, la inflación núcleo -que excluye precios más volátiles como energía y alimentos- bajó a 4% año contra año, en comparación con el 4,3% interanual de julio.

Se detectaron caídas de los precios en autos usados y camiones (-1,5), una de las categorías que estaba impulsando los precios debido a la falta de stock de nuevos vehículos por el desabastecimiento de chips; servicios de transporte (-2,3), que se habían reactivado con la flexibilización de las restricciones por pandemia; y productos de atención médica, como equipos y medicamentos (-0,2), según datos del Bureau of Labor Statistics.

Suba de precios y de impuestos, el doble desafío que complica a Joe Biden 

Los precios de las estadías en hoteles y de los alquileres de autos también cayeron, síntoma de la disminución de la demanda como consecuencia de la variante Delta, lo que está provocando una desaceleración de los precios en los sectores de alto contacto más afectados por la pandemia.

Luego de que se difundieran los datos, los bonos del Tesoro estadounidense redujeron su caída y los futuros del S&P 500 vanzaron.

No obstante, la propagación de la variante Delta en el país y el aumento de los contagios podrían seguir generando presión en los precios si persisten los cuellos de botella en la producción. Existe un riesgo creciente de que el aumento de la inflación, exacerbado por las actuales fricciones de la cadena de suministro, pueda hacer mella en la demanda el próximo año", le dijo Laura Rosner-Warburton economista sr. de MacroPoliciy Perspectives, al Wall Street Journal.

Delta en Estados Unidos: los jóvenes no vacunados están en el ojo del nuevo brote

Los datos del Consumer Price Index (CPI, por sus siglas en inglés) se difunden en la previa de la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), cuando la Reserva Federal analice cómo y cuándo comenzará con la reducción progresiva de compras de activos. El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo en agosto que el banco central podría comenzar a reducir sus compras mensuales de bonos este año, pero no dio un plazo específico.

Los nuevos datos de la inflación abonan los argumentos de las ‘palomas' de la Fed, que dicen que la inflación es un fenómeno temporal y defienden un retiro suave de los estímulos mientras se recupera el mercado laboral estadounidense.

"Este aumento más moderado de los precios al consumidor le dará a la Fed un respiro la próxima semana. Pero no por mucho tiempo", le dijo Jennifer Lee, economista senior de BMO Capital Markets, a Bloomberg.

La variante Delta y la inflación complican a Joe Biden, ¿se terminó la luna de miel?

En la misma línea, Elyse Ausenbaug del JPMorgan Chase le dijo a Bloomberg que aunque el debate por el tapering sigue existiendo, le permite a la Fed mantenerse más "paciente" a la espera de que mejore el mercado laboral, aún con millones de puestos por debajo de los niveles de pleno empleo pre-pandemia.

Keith Lerner, de Truist Advisory Services, analizó que el ritmo de aumento de la inflación pudo haber alcanzado un pico, aunque seguirá en un nivel alto en los próximos meses.

Por otra parte, Peter Cecchini de Axion Capital, evaluó que los motivos de la inflación, especialmente la disrupción de la cadena de suministros y el precio de las commodities, seguían existiendo por lo que los nuevos datos no cambian mucho el panorama.

Pero la desaceleración de la inflación también puede ayudar al presidente Joe Biden en el congreso, mientras defiende su plan de u$s 3,5 billones en gastos para ampliar la seguridad social. El programa, sumado al de infraestructura por u$s 1,2 billones y otro anterior vinculado a la pandemia, son cuestionados por los republicanos y despiertan suspicacia entre los demócratas moderados que creen que el exceso de estímulo estatal podría sobrecalentar la economía.

Los legisladores demócratas en la Cámara de Representantes están definiendo un paquete de aumentos de impuestos destinado a financiar el ambicioso plan de Joe Biden, aunque las subas que se discuten son menores a las que propuso el mandatario.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios