Estados Unidos al borde del default: republicanos y demócratas más cerca de llegar a un acuerdo

Los republicanos ofrecieron una extensión temporal del límite de deuda sólo hasta el próximo diciembre, pero presionan para que los demócratas sigan con el proceso de reconciliación.

Mientras los Estados Unidos se acerca peligrosamente al default -el país tiene una deuda cercana a los u$s 28,5 billones-, los legisladores republicanos estar dispuestos a tener un gesto, temporal y a corto plazo, con los colegas republicanos.

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, dijo hoy que apoyaría una ampliación del techo de la deuda, aliviando el riesgo inmediato de default.

Aunque la propuesta de los republicanos no resuelve la cuestión de fondo, ya que sólo accede a aumentar el límite de deuda en una cantidad de dólares suficientes para permitirle al Tesoro cumplir con sus obligaciones hasta diciembre próximo, le permite a los demócratas ganar algo de tiempo.

"Esto hará inútiles las excusas de los demócratas sobre la escasez de tiempo que crearon y dará al gobierno demócrata unificado tiempo más que suficiente para aprobar una legislación independiente sobre el

El reloj, sin embargo, está corriendo. El lunes, el líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Chuck Schumer le dijo a sus legisladores: "debemos llevar un proyecto de ley a la mesa del Presidente (...) para el fin de la semana". Exdirectores de la Comisión de Presupuesto del Senado, le dijeron a Bloomberg que el proceso de reconciliación presupuestaria llevaría al menos dos semanas, pero los demócratas deben comenzarlo de inmediato.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, fijó el 18 de octubre como al fecha en que el departamento se quedará sin dinero. El Bipartisan Policy Center, un think tank con sede en Washington, estimó que el Tesoro agotará sus recursos entre el 19 de octubre y el 4 de noviembre.

Nuevo intento

Tras la oferta de los republicanos, los demócratas retrasaron una votación en la que Schumer intentaría por tercera vez (en poco más de una semana) iniciar el debate del proyecto para suspender el techo de la deuda hasta diciembre de 2022.

Salvo excepciones, la mayoría de las leyes necesitan una mayoría de 60 votos para aprobar su tratamiento, un procedimiento conocido como fillibuster: los demócratas tienen 51 votos -contando al de la vicepresidenta y presidenta del Senado, Kamala Harris-, pero los republicanos no quieren cooperar.

Default en Estados Unidos: para Biden, "un meteorito se dirige a estrellarse contra nuestra economía"

Los republicanos pretenden que los demócratas utilicen el proceso de reconciliación fiscal para saltar el obstáculo de los 60 votos -como ya lo han hecho antes para aprobar otras leyes de gasto por billones de dólares, a las que las republicanos se oponían-, pero los demócratas dicen que se trata de un proceso lento e impredecible, ya que exige el trabajo de varias comisiones. Además, exigen apoyo bipartidista -una práctica tradicional en el pasado- ya que incluye deuda acumulada principalmente durante la gestión de Donald Trump.

Algunos demócratas condieraron modificar el fillibuster. El presidente Joe Biden -que fue 36 años senador por el estado de Delaware- se ha opuesto, anteriormente, a cambiar las reglas pero esta semana reconoció que era "una posibilidad real".

Biden y el default: el reloj de arena que ya se activó en el Congreso

Algunos en Washington incluso especularon con la posibilidad de que Estados Unidos pudiera acuñar una moneda de platino de u$s 1 billón, para evitar el default. Yellen descartó de plano la idea: "Me opongo a ella y no creo que debamos considerarla seriamente. Es realmente un truco", dijo. Y agregó que es el "equivalente a pedirle a la Reserva Federal que imprima dinero para cubrir déficits que el Congreso no está dispuesto a cubrir emitiendo deuda".

Estados Unidos cerca del default: la Secretaría del Tesoro avisó que se queda sin efectivo

Hoy, Biden se reunirá con CEOs de las algunas de las mayores empresas estadounidenses -JPMorgan Chase, Citigroup, Bank of America, Nasdaq, Intel, entre otras- para enfatizar la necesidad de resolver la cuestión lo más rápido posible.

Biden describió la situación como un "meteorito que se dirige a estrellarse contra nuestra economía", Jellen advirtió sobe "eventos catastróficos" y el jefe de la Fed, Jay Powell sobre "consecuencias devastadoras". En Wall Street, sin embargo, todavía creen que el país va a evitar que pase lo ‘inimaginable' -sería el primer default de Estados Unidos en su historia. Un analista del JPMorgan dijo que el riesgo era moderado e incluso algunos afirman que un default podría hacer más atractivos a los bonos del Tesoro.

"¿Podría verse una huida de refugio hacia lo que está causando el problema? Sí, definitivamente creo que podría ser así", le dijo a Bloomberg Margaret Kerins, jefa de estrategia de renta fija de BMO Capital Markets. "Se trataría de ver cuáles son las implicaciones para otros mercados, ya que a los mercados de riesgo globales no les gustaría que llegáramos a una situación de default técnico", agregó. Sería un escenario similar al de 2011, cuando los bonos del Tesoro repuntaron luego de que S&P rebajara la calificación de la deuda estadounidense.

Fitch Ratings advirtió recientemente que la calificación soberana AAA de Estados Unidos podría estar en riesgo si el Congreso no aumenta el límite de la deuda.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios