ESTADOS UNIDOS

Biden enfrenta su primera prueba en el Congreso por el paquete de u$s 1,9 billón

El nuevo presidente quiere que su primera gran medida económica sea aprobada con consenso de ambos partidos. Los republicanos están preocupados por el costo del plan y los demócratas amenazan con sacarlo sin su apoyo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se encamina a su primera prueba en el Congreso: el próximo miércoles el Senado tratará el mega-paquete de u$s 1,9 billón con el que el nuevo mandatario espera contener la crisis económica derivada de la pandemia.

Una semana antes de asumir, Biden había presentado su 'Plan para Rescatar a América', un ambicioso paquete de estímulo que, entre otras cosas, prevé: una nueva tanda de depósitos por u$s 1400 (que se suman a los u$s 600 que ya había aprobado el Congreso en diciembre) para unos 160 millones de estadounidenses; u$s 160 mil millones para ampliar la campaña de vacunación y los testeos por Covid-19; una suba del sueldo mínimo de u$s de 7,25 a u$s 15 por hora; aumentar a u$s 400 el adicional por pandemia del subsidio por desempleo; u$s 25 mil millones en ayuda para los inquilinos y una prórroga de los desalojos hasta septiembre; beneficios para los hogares con niños; y ayuda a las pymes y a las escuelas.

Pero los senadores republicanos, preocupados por el enorme costo del paquete, están trabando las negociaciones, a pesar de que los demócratas son mayoría. La cámara está conformada 50-50 y es la vicepresidenta Kamala Harris quien desempata la votaciones, sin embargo, casi todas las leyes necesitan una mayoría calificada de 60 senadores para terminar el debate y pasar a la votación. Ahí es donde los republicanos podrían hacer valer el poder que les quedó tras las elecciones de Georgia, y diferir el tratamiento del paquete.

La economía de Estados Unidos se contrajo 3,5% en 2020

Una forma de esquivar este obstáculo es recurrir al 'proceso de reconciliación', una excepción para acelerar las leyes vinculadas al presupuesto federal, que sólo necesitan mayoría simple para ser tratadas. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, amenazó con presentar esta semana una resolución presupuestaria para acelerar el proyecto si los republicanos se negaban a cooperar.

Pero no todo el plan de Biden podría enmarcarse bajo la reconciliación: puntos como el dinero destinado a las vacunas y los testeos, y el aumento del sueldo mínimo podrían no estar cubiertos por esta herramienta. Los pagos directos y la ayuda por desempleo tendrían más posibilidad.

Varios senadores ya advirtieron que un movimiento en ese sentido sería contraproducente. Pero el ala más progresista de los demócratas -encabezada por Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez- también está presionando para los legisladores de su partido no cedan ante las presiones de los republicanos.

También se había especulado que el gobierno podría presentar una propuesta dividida, con un primer paquete más pequeño que los republicanos estén dispuestos a tratar. Pero la Casa Blanca rechazó la idea.

Biden -que pasó 36 años como senador antes de ser el vicepresidente de Barack Obama- quiere que su primera gran medida económica sea aprobada con consenso bipartidista. Para eso, él mismo se encargó de llamar a varios legisladores para convencerlos de la importancia del proyecto.  

Estados Unidos: el Senado confirmó a Janet Yellen como la nueva secretaria del Tesoro

El viernes, Biden y la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dieron una breve conferencia en el Salón Oval de la Casa Blanca, para tratar de convencer a los senadores díscolos.

"Hemos aprendido de crisis pasadas que el riesgo no es hacer demasiado, es no hacer suficiente. Y ahora es momento de actuar", dijo Biden. "El costo de la inacción es muy alto y sube cada semana", reflexionó.

En la misma línea, Yellen dijo que: "El precio de no hacer nada es mayor al de hacer algo, algo grande" y agregó: "Debemos actuar ahora, y los beneficios de actuar ahora y actuar en grande superarán los costos en el largo plazo".

Por la pandemia, el año pasado EE.UU. tuvo una contracción de 3,5% de su PBI -la peor desde 1946-, pese al repunte de los dos últimos trimestres.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios