Estados Unidos acusó a seis agentes rusos de hackeos por más de u$s 1000 millones

El Departamento de Justicia estadounidense denunció a seis agentes de inteligencia de varias operaciones entre 2015 y 2019 

Estados Unidos acusó a seis miembros del  Departamento Central de Inteligencia (GRU) ruso por perpetrar  algunos de los hackeos más caros y destructivos del mundo entre 2015 y 2019, incluyendo el colapso de la red eléctrica de Ucrania y perjuicios por casi u$s 1000 millones a tres empresas estadounidenses.

Según la acusación del Departamento de Justicia (DoJ por sus siglas en inglés), los agentes rusos –algunos inactivos y otros todavía en funciones– también habrían llevaron a cabo ataques contra las elecciones de 2017 en Francia y los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang de 2018.

"Según la acusación, a partir de noviembre de 2015 o alrededor de esa fecha y hasta por lo menos octubre de 2019 o alrededor de esa fecha, los acusados y sus co-conspiradores desplegaron malware destructivo y tomaron otras acciones perturbadoras, para el beneficio estratégico de Rusia, a través del acceso no autorizado a las computadoras de las víctimas", dijo el Departamento.

Los hackers del GRU habrían utilizado un ransomware conocido como NotPetya para dañar las computadoras utilizadas en infraestructura crítica, incluyendo el deterioro de la administración de los servicios médicos por parte de un sistema hospitalario en Pensilvania. "El ataque causó la falta de disponibilidad de las listas de pacientes, el historial del paciente, los archivos de exámenes físicos y los registros de laboratorio", explicaron desde el DoJ.

El ataque via NotPetya también causó unos u$s 400 millones en daños a una subsidiaria de FedEx Corp. y más de u$s 500 millones a un gran fabricante farmacéutico estadounidense, que no fue mencionado. No obstante, Merck & Co. ha sido identificada previamente como uno de los objetivos.

Cabe destacar que ninguno de los cargos está conectado con la actual campaña presidencial de los EE.UU., aunque el FBI y otras agencias dicen que Rusia sigue tratando de interferir en la política del país.

John Demers, jefe de la división de seguridad nacional del DoJ, dijo que las agencias estadounidenses no han visto evidencia de que los hackers puedan comprometer el voto en las elecciones de este año, aunque destacó que "ningún país ha armado sus capacidades cibernéticas de manera tan maliciosa o irresponsable como Rusia, causando gratuitamente un daño sin precedentes para perseguir pequeñas ventajas tácticas y ataques de rencor .

Los hackers forman parte de un grupo conocido dentro del ambiente de la seguridad cibernética como "Sandworm Team" o "Voodoo Bear".  Uno de los agentes ya había sido acusado en 2018 de conspirar "para obtener acceso no autorizado a las computadoras de personas y entidades estadounidenses involucradas en la administración de las elecciones de 2016", según el DoJ.

La comunidad de inteligencia de los EE.UU. cree que Rusia está intentando ayudar al presidente Donald Trump para ganar en las próximas elecciones del 3 de noviembre, atacando a su rival, Joe Biden. Los estadounidenses también acusaron a los hackers de GRU en 2018, antes de las elecciones medio término, aunque  Rusia niega cualquier participación.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios