España indultó a los líderes separatistas catalanes pero la crisis está lejos de resolverse

El gobierno aprobó la medida para nueve de los detenidos por el proceso de independencia de 2017, pese a las críticas de la oposición y de amplios sectores de la sociedad.

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, anunció el indulto de los nueve líderes separatistas encarcelados por su papel en el fallido intento de independencia de Cataluña en 2017.

Los indultos mantienen la prohibición de que los líderes ocupen cargos públicos, y son condicionales a que las personas no cometan delitos graves (delitos penados con más de cinco años de prisión) por un período de entre tres y seis años, dependiendo el caso.

Los dirigentes fueron condenados en 2019 a entre nueve y 13 años de prisión por delitos de sedición y malversación de fondos públicos, cometidos en el marco de la organización de un referéndum sobre la ruptura con España que las autoridades estatales prohibieron pero que desembocó en una efímera declaración de independencia.

España supera el millón de grandes fortunas por primera vez en la historia

Sánchez dijo que los indultos son un gesto de buena voluntad y un primer paso para resolver el conflicto político con la región.

Varios de los involucrados en el 'procés', sin embargo, rechazaron los indultos y siguen promoviendo la autodeterminación de Cataluña. Entre ellos se encuentran Carles Puigdemont (expresidente de Cataluña hasta que tuvo que escapar a Bélgica), Quim Torra, Oriol Junqueras y Raúl Romeva, entre otros.

Por otra parte, el actual presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonés, dijo que los indultos son una "medida parcial e incompleta" que no aportan una solución a la causa del independentismo.

España, sede de la próxima cumbre de la OTAN

Los analistas parecen coincidir: "Los indultos ayudan a destensar el clima entre el gobierno catalán y el central, permiten una mesa de negociación más fluida, pero difícilmente con eso vamos a poder llegar a un acuerdo entre las partes. Queda muy lejos aún", le dijo Lluis Orriols, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Carlos III de Madrid, a la agencia AFP.

Aunque Aragonés (Esquerra Republicana de Catalunya) tiene un perfil más moderado y abierto al diálogo que el de su predecesor Torra, no se espera que el independentismo renuncie a sus dos grandes reclamos: una amnistía total para los condenados de 2017 y un referéndum de autodeterminación, esta vez acordado con La Moncloa.

"No esperamos que los que buscan la independencia cambien sus ideales, pero esperamos que entiendan que fuera de la legalidad no hay espacio para la política", advirtió Sánchez.

Pedro Sánchez compró 226 millones de vacunas pero igual perdió las elecciones

Por su parte, Pablo Casado (líder del Partido Popular) dijo que "el apaciguamiento no es una opción, es sólo un aplazamiento que otorga nueva fuerza a la amenaza". El expresidente José María Aznar calificó los indultos como "una gran humillación para los ciudadanos españoles".

Tras casi dos años de pandemia, España y Cataluña no están en un escenario similar al de 2017, pero la estrategia parece una jugada política arriesgada para Sánchez, con la oposición y gran parte de la sociedad rechazando los indultos: las encuestas señalan que hasta el 60% de los españoles están en contra de la medida.

Fuentes del gobierno le dijeron a Reuters que Sánchez apuesta por aprovechar una recuperación económica y la sólida campaña de vacunación para sortear la impopularidad de los indultos -con los que cree que podría debilitar el impulso independentista- y llegar mejor posicionado a las elecciones generales de 2023.

España "va a estar siempre del lado de Argentina" en las negociaciones con el FMI, dijo Sánchez

En 2017 los diputados independentistas, mayoritarios en el Parlamento catalán, aprobaron una ley para organizar un referéndum de autodeterminación que se realizó el 1 de octubre, pese a estar prohibido por la Justicia. El gobierno de Puigdemont anunció la victoria del Sí con un 90%, mientras en las calles catalanas se vivían enfrentamientos entre los independentistas la policía española.

A fines de octubre, el Parlamento catalán aprobó una declaración unilateral de independencia, pero el gobierno español, a cargo de Mariano Rajoy, suspendió el proceso, destituyó al gobierno catalán y disolvió el Parlamento, amparándose en la constitución española.

Días más tarde, ocho de los miembros del gobierno catalán y aliados son detenidos. Puigdemont escapó a Bélgica, donde vive en la actualidad. El expresidente del ‘govern' actualmente es diputado del Parlamento Europeo por España, pero la cámara le levantó su inmunidad parlamentaria por lo que sigue vigente su pedido de extradición y podría ser detenido si trata de ingresar a España. Puigdemont no está alcanzado por los indultos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios