Coronavirus

España está de fiesta: estallaron las celebraciones callejeras por el fin del toque de queda

Multitudes se reunieron sin precauciones en Madrid, Barcelona y otras ciudades tras la relajación de las medidas. Sólo cuatro de las 19 regiones del país mantuvieron el estado de alarma.

España levantó anoche a la medianoche el estado de alarma por la pandemia de coronavirus, que estaba vigente desde octubre pasado, lo que permite ahora a sus habitantes moverse entre regiones y tener reuniones sociales más flexibles.

En gran parte del país, la medida también supuso la caída del toque de queda,  por lo que los restaurantes y bares podrán abrir hasta las 23 horas, con un límite de 4 personas por mesa y un aforo del 30% en interiores.

Gritos, aplausos, música e incluso petardos estallaron en Barcelona cuando los relojes marcaron medianoche y cientos de jóvenes salieron de sus casas en dirección a la playa, donde se improvisó una fiesta sin demasiadas precauciones frente al Covid-19.

En Madrid, al igual que en las celebraciones de Nochevieja, cientos de personas y en su mayoría jóvenes, se reunieron en la Puerta del Sol para aplaudir el reloj que marcaba la medianoche.

Las redes sociales se inundaron de fotos y videos sobre los festejos, donde no había distanciamiento, y rápido llegaron las críticas. "La libertad no incluye saltarse las normas", dijo el alcalde conservador de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, subrayando que las reuniones para beber en la calle, conocidas como "botellones", estaban prohibidas.

El fin del estado de alarma no significa, sin embargo, el fin de las restricciones en uno de los países más golpeados de Europa por el virus, con casi 79.000 fallecidos y 3,5 millones de contagios.

Y para las 17 regiones del país, competentes en la gestión de la crisis sanitaria, su conclusión supone un verdadero dolor de cabeza. Desde octubre, habían podido imponer toques de queda y bloquear la entrada y salida de su territorio sin autorización judicial, gracias a la limitación de las libertades fundamentales permitidas por este régimen de excepción.

Ahora pueden acotar horarios y aforo de comercios, bares o restaurantes, pero para restablecer un toque de queda o el cierre de su territorio necesitarán el aval de los tribunales.

Sólo cuatro regiones consiguieron luz verde de la justicia para mantener el toque de queda: Baleares, Canarias, Navarra y Valencia. El País Vasco, con una incidencia del virus mucho mayor, no.

Esta disparidad de criterios ya se produjo a comienzos de otoño, creando confusión y empujando al gobierno del presidente socialista Pedro Sánchez a decretar el estado de alarma.

En las últimas semanas, varias regiones pidieron una prórroga de este instrumento legal al Ejecutivo, que para hacerlo hubiera requerido del difícil apoyo del Congreso, donde está en minoría.

Pero el Gobierno de Sánchez lo rechazó alegando que no se podía prolongar indefinidamente un régimen de excepción y destacando la mejora de la situación sanitaria y el avance del programa de vacunación.

Hay que evitar tener "una falsa percepción (...) Esto no significa el fin de las medidas de control" de la epidemia, insistió la semana pasada el jefe epidemiólogo del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios