Pese a exportar menos, el precio de la soja en 2021 le da mejor rentabilidad a Paraguay

Los ingresos de la exportación de soja paraguaya superan los niveles del 2020, récord para el commodity, pese al menor volumen de envío del grano. Un experto explica en qué otros sectores de la economía paraguaya tuvo efecto derrame.

Los ingresos provenientes de la exportación de soja superan los niveles del año pasado (periodo récord para el commodity) pese al menor volumen de envío del grano. Su buen precio permitió no solo la mayor entrada de divisas, sino también mejor condición y rentabilidad para los productores, además de tener el efecto derrame en otros sectores de la economía.

Los últimos reportes del Banco Central del Paraguay (BCP) señalan que al cierre del primer semestre el volumen de envío se ubicó en 4,84 millones de toneladas entre granos, harinas y aceites, 203 mil toneladas menos respecto al mismo periodo del 2020. No obstante, el producto movió u$s 2255,8 millones, un 36% más al cierre del primer semestre.

Al respecto, Fabián Pereira, gerente comercial y director del Grupo GPSA, empresa proveedora de servicios y productos para el sector agro, brindó un análisis acerca del desempeño de este commodity que, junto con la carne, es la principal fuente de ingresos provenientes de la exportación.

Es importante recordar que el año pasado representó un año récord para la comercialización de la soja, siendo el sector agro el sostén de la economía ante la crisis económica generada por la pandemia. Si bien para este año se estimaba menores flujos de envío, el desempeño actual del grano augura muy buen futuro para el sector productor de los altos precios internacionales.

Pereira sostiene que este buen valor permitió un mayor ingreso y rentabilidad para el productor, aunque el costo de producción ha acompañado este comportamiento.

¿Cómo ve la empresa los números arrojados por la exportación de soja en el primer semestre?

Fue una campaña bastante buena después de todo. Si bien en una primera etapa pintaban rendimientos bastantes complicados por la sequía que se venía, después de la lluvia en la quincena de noviembre y diciembre esto se regularizó, lo cual permitió que los negocios que tenemos posicionados en la región Norte vayan muy bien. También colaboró enormemente la suba de los precios.

Si bien está un poco en duda si íbamos a llevar al volumen total de producción. Estimo que, dentro del mercado del sector, se llegó casi a los mismos números del año pasado. Con la incidencia de los precios que metió una gran presión de ingresos para el sector productivo.

¿Estos altos valores pudieron ser aprovechados por los productores o los precios por tonelada ya estaban pactados con anterioridad?

Casi el 40% de los productores ya habían cerrado su soja en los precios bajos, o sea menos de u$s 350 por tonelada, el 40% restante cerró por debajo de u$s 400 y solamente un 20% de los productos quedó para tomar esa alta ola de precios que se vivió a finales de la campaña.

No obstante, por más que no estamos en la mejor ola de precios, los productores tuvieron una mejor condición y por ende pudieron bajar su punto de equilibrio y una rentabilidad más importante respecto a los otros años.

¿Cómo proyectan que será el nivel de exportación de soja para este año? ¿Cree que se superarán los valores del año pasado?

Yo creo que sí. Vemos en el volumen general que el rendimiento estuvo un poquito menos comparado con la anterior campaña porque una parte importante de la producción, la zona Sur, se vio muy afectada por las condiciones climáticas en especial de la sequía, en contrapartida otros sectores se vieron
muy bien retribuidos por la lluvia.

Si bien los rendimientos no fueron los esperados, al tener esa suba importante de precios, creo que se superó la intención del volumen general del negocio para lo que se esperaba para este año en la zafra pasada.

Al día de hoy los precios están en u$s 513 por tonelada. ¿Cree que se mantendrán por encima de los u$s 500 para lo que resta del año?

Espero que se mantenga, aunque ya vimos un leve retroceso en esos precios. Hay que recordar que está el tema del Premio, este es el descuento que tiene el productor por los fletes y el envío de la soja. Entonces hoy quizás estamos hablando de una soja a u$s 420 o u$s 430, porque si bien los precios son importantes, este es un momento muy complicado porque también los Premios están altos.

A medida que vaya pasando los premios se van a ir acomodando, esto está muy emparejado con los altos índices de precio que el productor está recibiendo. Esperemos que se mantenga, lo preocupante es que se acomodaron mucho los precios de productos, principalmente toda la línea importada de China, entonces subieron varios precios, hay baja posibilidad de conseguir contenedores y fletes marítimos.

Está todo muy colapsado lo cual hizo que se inflen mucho los precios, haciendo que el costo de producción también suba.

¿Considera que este año el sector tendrá nuevamente una importante incidencia en la economía, teniendo en cuenta los buenos números y desempeño observados en el 2020?

Sin duda, Paraguay es un país agro dependiente por lo cual la agricultura y ganadería ocupan un papel fundamental dentro de la estructura de la economía, ya que genera un gran ingreso de divisas para el país.

Este no solamente mantuvo la economía en un momento de crisis, sino también la fluctuación de la moneda norteamericana no fue tan fuerte porque el ingreso importante de divisas hace que haya una gran cantidad de dólares en el mercado. Hoy el pequeño productor o comerciante que no tiene nada que ver con la soja puede tener una estructura monetaria bien calzada, sin tener altibajos porque el ingreso de la soja generó el mantenimiento de la fluctuación monetaria.

Los granos y carne son un factor fundamental para la economía, estos se mueven por los préstamos y los mismos son en dólares. Cabe señalar que cuando la moneda fluctúa el comerciante que no tiene nada que ver con el agro se ve altamente afectado, porque las tasas aumentan.

¿Cómo está viendo el sector el bajo caudal del río? ¿De qué manera les afecta?

El caudal del río preocupa enormemente al sector, eso afecta a la navegabilidad ya que metemos muchos productos vía barcos y exportamos también. La baja importante del río hace que la navegabilidad sea complicada, por ende, también sacar todo ese volumen de soja, además no tenemos una alta estructura de almacenamiento.

No obstante, una gran parte de soja ya se movió, si bien hay todavía presencia en varios silos, ya que estos están siendo ocupados por la soja, no queda espacio para el maíz, lo cual le compromete de cierta forma. Es preocupante pero no es extremadamente.

¿El buen desempeño del sector agro permitió que sigan encarando nuevos ¿El buen desempeño del sector agro permitió que sigan encarando nuevos proyectos?

En los proyectos donde estamos netamente metidos, dando asistencia a un grupo de productores como Paso Kurusú, ahora se sumó Campo Morumbi, San Rafael entre otros proyectos que estamos inmiscuidos con la presencia de otros productores.

Instalamos un software de monitoreo de las parcelas donde todos los productores reciben la información en su computadora como la incidencia de maleza, enfermedades, insectos y el desarrollo de sus cultivos. Finalmente, cuando estamos en el momento de la cosecha, también podemos medir el índice de rendimiento esperado o el de pérdida, para poder tomar una acción inmediata.

¿Cómo ayudó o contribuyó al trabajo del productor esta aplicación de tecnología en los cultivos?
Esa tecnología ayudó a tomar con mucha previsibilidad ciertos factores como el ataque de orugas y enfermedades. Cada productor pudo ver de forma casi inmediata y tomar acciones al respeto. Entonces, la presencia de la tecnología ayudó muchísimo y es algo que este año estamos creciendo y queremos llevar a la gran masa de productores con lo que GPSA está financiando y le está dando toda la asistencia técnica.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios