ELECCIONES PERÚ

Descontento con la política, pandemia y el exceso de candidatos, las claves de las elecciones en Perú

Se presentaron 18 candidatos, aunque sólo siete tienen chances presidenciales. Ninguno supera el 15% de intención de voto, por lo que una segunda vuelta parece inevitable

En medio de una profunda crisis institucional y un recrudecimiento de la segunda ola de Covid-19, los peruanos eligen presidente, dos vicepresidentes, un nuevo Congreso (unicameral) ya que la totalidad de los 130 legisladores se renueva cada cinco años, y los cinco miembros del Parlamento Andino.

En estas elecciones compitieron 18 candidatos presidenciales (de 23 que se inscribieron), pero siete son los que cuentan con más chances: Hernando de Soto (Avanza País), Keiko Fujimori (Fuerza Popular), Yonhy Lescano (Acción Popular), Verónika Mendoza (Juntos por el Perú), Rafael López Aliaga (Renovación Popular), George Forsyth (Victoria nacional) y Pedro Castillo (Perú Libre).

Sin embargo, en las últimos sondeos previos a la veda, ninguno pasaba el 15% de intención de voto por lo que el balotaje inevitable, ya que se necesita el 50% de los votos para ganar en primera vuelta.

Perú vota este domingo presidente en medio de una crisis política y sanitaria

Perú llegó a estas elecciones en medio de una fuerte crisis política que se refleja tanto en el número récord de candidatos presidenciales, como en el alto número de indecisos (alrededor del 30%) que existía a una semana de los comicios. Y aunque la desconfianza en la clase política es un eje clave en estos comicios, se espera que el coronavirus -el sábado se registró un récord de 384 muertes diarias por Covid-19, mientras que los contagios se dispararon a 13.000 diarios la semana pasada- también complique el nivel de participación, más allá de que el voto en el país es obligatorio y la multa por inasistencia es de u$s 25.

Desde hace cinco años Perú está inmerso en una crisis política, que exacerbó la inestabilidad y alcanzó su punto máximo de tensión en noviembre pasado cuando una ola de protestas provocó la renuncia de Manuel Merino a la presidencia, tan sólo cinco días después de asumir.

En 2017, el congreso peruano inició un primer proceso de vacancia presidencial contra Pedro Pabrlo Kucynski (Fuerza Popular) por su involucramiento en el caso Lava Jato, que también había salpicado a sus predecesores Alejandro Toledo, Alan García (que se suicidó en su casa cuando la Policía iba a detenerlo por el caso), y Ollanta Humala. El congreso inició un segundo proceso de vacancia contra PPK en 2018, y presionado por el desgaste, finalmente renuncia un día antes del juicio político.

La escasez de vacunas agrava los confinamientos y las restricciones en cada vez más países

Kucyznski fue sucedido por su vicepresidente, Martín Vizcarra (Somos Perú) que también enfrentó dos procesos de vacancia. El comienzo de la relación entre Vizcarra y el congreso peruano (dominado en aquel momento por el fujimorismo) fue tenso y en 2019 el presidente ordenó la disolución del organismo. El congreso contraatacó con un proceso de suspensión temporal contra el presidente. En enero de 2020, sin embargo, se realizaron unas elecciones parlamentarias extraordinarias, donde Acción Popular (el partido de Lescano) se quedó con la mayoría de las bancas.

En septiembre de 2020 se inició el primer proceso de vacancia contra Vizcarra, por sospechas de corrupción en el caso Richard Swing, y en octubre el congreso impulsó el segundo proceso. Finalmente, el congreso destituyó a Vizcarra en noviembre por "incapacidad moral", a sólo cinco meses de las elecciones generales.

Perú: 487 personas aprovecharon su cargo para recibir secretamente la vacuna contra el coronavirus

Vizcarra fue reemplazado por Merino (Acción Popular), pero la crisis institucional y el cansancio de los peruanos desató una ola de fuertes protestas que derivaron en su salida a menos de una semana de asumir. Fue sucedido por el actual presidente Francisco Sagasti (Partido Morado).

Debido a la recurrente tensión entre el Congreso y el Ejecutivo peruanos, las elecciones legislativas son otro punto clave de estos comicios. Se especula que por la fuerte dispersión de los partidos, muchos nuevos, al menos 10 podrían superar la barrera del 5% que necesitan para asegurarse bancas, por lo que se anticipa un congreso altamente fragmentado y dividido.

Por otra parte, la jornada electoral inició con problemas: debido a la pandemia, la Oficina Nacional de Procesos Electorales extendió el horario de votación de 7 de la mañana a 7 de la tarde, con un horario preferencial de 7 a 9 para los adultos mayores y personas con factores de riesgo, para el resto del electorado se estableció un cronograma escalonado de votación de acuerdo al último número del DNI. Sin embargo, a dos horas de empezados los comicios, sólo se había instalado el 70% de las mesas por ausencia de las autoridades.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios