EL PSOE vence en las elecciones de España pero aún no se despeja la crisis política

El Partido Socialista Obrero Español se impuso en las elecciones de España pero el importante crecimiento de las fuerzas de derecha, junto al debilitamiento de los espacios de centro, le complica a Pedro Sánchez la formación de nuevo gobierno

El llamado a elecciones generales buscaba sacar del virtual limbo en que se encuentra desde hace meses la política española. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) podría haber evitado estos comicios pero la convocatoria a este turno electoral, y sobre todo el resultado de las urnas, pusieron a la izquierda ante el desafío de buscar ampliar alianzas para poder formar gobierno.

Se trata de una compleja alquimia política, tras cuatro elecciones en cuatro años, que no lograron encaminaron el proceso político español, y mucho menos resolver lo que para la mayoría de los analistas es la madre de toda las batallas, que es dar respuesta a la cuestión del nacionalismo catalán.

Con el 99,96% de los votos escrutados, el PSOE se imponía, reteniendo 120 escaños en el Parlamento, aunque perdió tres asientos respecto de la elecciones del 28 de abril pasado.

Sin dudas, el gran vencedor de este domingo fue Vox, el partido de derecha que logró capturar 28 nuevas bancas y se consolida como tercera fuerza. El Partido Popular (PP), en tanto, ganó 22 escaños, mientras que Unidas Podemos (centro izquierda) se quedó con 35 bancas, perdiendo siete lugares en el Parlamento.

Ciudadanos, el otro partido de derecha, vivió una verdadera debacle electoral al resignar 47 bancas y retener apenas 10. 

Con el resultado de hoy, Pedro Sánchez ganó de nuevo las elecciones pero tendrá más difícil formar Gobierno en comparación a los comicios de hace siete meses.

"La repetición de las elecciones ha estrechado el margen de negociación y de maniobra, tanto al PSOE como a Unidas Podemos (UP), sobre todo por el auge de Vox", indicó desde la capital española Javier Franzé, profesor de Teoría Política en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid.

El analista consideró que en esta coyuntura "al PSOE le quedan dos caminos, una alianza de centro izquierda, algo típico y tradicional en el país, o una cosa inédita en España que es una gran coalición a la alemana, entre el PP y el PSOE".

En el primer caso, el PSOE buscaría ir a una alianza con Unidas Podemos, a la que podría sumar también a los partidos nacionalistas, básicamente los vascos y catalanes, además de un partido cántabro, otro de Galicia y fuerzas locales de Teruel y de Canarias.

La coalición entre el PSOE y el PP es una opción mucho más compleja. Entre los beneficios, sin dudas, puede mencionarse que un acuerdo entre las dos principales fuerzas políticas, aunque son de diferente extracción ideológica, permitiría "resolver el problema catalán, que es el tema de fondo" de la política española, destaca Franzé.

Pero el lado B de esta coalición es que "le deja todo el espacio de la derecha a Vox, una fuerza en crecimiento, algo que no le conviene ni le interesa en absoluto al PP, por lo que no veo que ocurra". Y agregó: "Vox es la tercera fuerza y pasaría a ser la principal fuerza de oposición realmente existente en el Parlamento", en ese caso.

En este escenario, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, señaló en su discurso ante la militancia que buscará un "gobierno progresista", aludiendo a un acercamiento al centro izquierda de Unidas Podemos, y estimó que sólo excluirá a los que fomentan el odio, en referencia a Vox y a los independentistas catalanes más radicales.

Consultado sobre si el PSOE está ahora más cerca o más lejos de formar gobierno que antes de las elecciones, Javier Franzé consideró que "en número sí, pero en presión política no necesariamente". Y apuntó que pese a todo "no pueden ir a terceras elecciones, sería un despropósito y en virtud de lo que pasó el domingo, perderían más votos todavía y crecería más Vox".

 

Tags relacionados