Ecuador

Cuatro motines dejan 75 muertos y el Presidente responsabiliza a bandas criminales

Hubo motines carcelarios en cuatro penales ecuatorianos. En todo el sistema carcelario hay 38.000 presos que pertenecen a diferentes bandas delictivas. El gobierno desplegó a policías y militares.

El enfrentamiento entre bandas delictivas dentro de varias cárceles en Ecuador derivó en cuatro motines de gran envergadura que causaron la muerte de 75 prisioneros ayer. 

El gobierno ecuatoriano evaluó que se trató de una acción "concertada" por organizaciones criminales con el objetivo de "generar violencia". El sistema penitenciario del país cuenta con unos 38.000 encarcelados que pertenecen a diferentes bandas delictivas, explicó el director del Servicio de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI), Edmundo Moncayo.

La prensa ecuatoriana señaló que todo comenzó con la muerte en diciembre pasado del líder de la banda Los Choneros, apodado Rasquiña, lo que dejó un vacío de poder entre la organización criminal dentro de los centros penitenciarios entre las diferentes bandas. "Esperábamos una reacción inmediata (tras el deceso de 'Rasquiña'), pero ha demorado hasta hoy", explicó Moncayo a El Telegráfo.

Las autoridades confirmaron incidentes en cuatro cárceles en los centros Regional Guayaquil, Penitenciaría del Litoral, Turi y Cotopaxi, y el despliegue de grupos tácticos de la Policía para contener la violencia. También se apostaron militares en las inmediaciones de los centros para apoyar las operaciones.

Moncayo confirmó que entre las bajas no hay policías, pero sí hay heridos. En la cárcel de Turi, en Cuenca, hubo 33 víctimas mortales entre los presos, en la de Guayaquil, 28, ocho más en Latacunga, capital de la provincia de Cotopaxi, y seis en la Penitenciaria del Litoral, también ubicada en Guayaquil.

Aunque parecía que la Policía había logrado controlar los incidentes y ya se retiraba de las instituciones, la violencia se ha vuelto a reactivar, dejando 13 nuevas víctimas mortales.

Moncayo explicó en rueda de prensa que el sistema penitenciario del país cuenta con unos 38.000 encarcelados que pertenecen a diferentes bandas delictivas, entre las cuales están algunas de las responsables de los motines de este martes, como 'Los Choneros', 'Los Lagartos' o 'Los ChoneKillers', detalla El Comercio.

Una de estas organizaciones criminales, narró Moncayo, se habría adelantado a los intentos de una de las bandas rivales a sus planes de atentar contra ellos golpeando primero, lo que habría desencadenado una reacción en cadena en varios centros penitenciarios.

Horas antes, el ministro de Gobierno, Patricio Pazmiño, informó que estos actos violentos eran "acciones concertadas de organizaciones criminales para generar violencia en los centros penitenciarios del país".

En esos términos también se expresó el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, quien subrayó palabras de Pazmiño y responsabilizó a las "organizaciones criminales" de estos hechos.

Horas después, el mandatario ecuatoriano amplió que debido a los hechos en estas tres prisiones, ha "dispuesto al Ministerio de Defensa a ejercer un estricto control de armas, municiones y explosivos en los perímetros exteriores de los centros penitenciarios".

Por su parte, el expresidente de Ecuador Rafael Correa ha reclamado, a través de una publicación en su perfil de Twitter, la renuncia de Moreno ya que su Gobierno "suprimió el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y el Ministerio Coordinador de Seguridad, debilitando la institucionalidad y la coordinación encargada de la seguridad del país".

Asimismo, se refirió a que el gobierno de Moreno "repartió los cargos de directores penitenciarios". "Existen estructuras de corrupción al interior de las cárceles que permiten ingreso de celulares y armas a la vista de todos. Aquí están las trágicas consecuencias. Ecuador no aguanta un día más", apuntó.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios