EE.UU.

Biden y el default: el reloj de arena que ya se activó en el Congreso

Acorralado por el enfrentamiento con los republicanos y la interna demócrata, el presidente Joe Biden está atravesando una de sus semanas más complicadas desde que asumió el gobierno.

El tiempo se está terminando para el gobierno de los Estados Unidos: si el Congreso no logra aprobar nuevas leyes de gasto antes del viernes a la medianoche -cuando se termine el actual año fiscal- el gobierno podría ir a un cierre total o parcial de sus operaciones.

Se espera que los líderes demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado presenten hoy un proyecto de ley de financiamiento temporal, posiblemente extendido hasta el 3 de diciembre. El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, se mostró confiado en que lograrían evitar el shutdown, como lo llaman los estadounidenses, antes de que se cumpla el plazo.

La mayoría de los programas y agencias del gobierno federal e se financian a través de leyes de gasto que deben ser aprobadas por el Congreso antes de que termine el año fiscal corriente. Si el gobierno se queda sin dinero para financiarlas entonces el gobierno iría a un shutdown total o parcial. En ese caso, cientos de miles de trabajadores federales podrían entrar en licencia (se calcula que hay alrededor de 2.000.000 de empleados federales), justo cuando la Administración Biden está endureciendo su campaña de vacunación para contener la pandemia, impulsado por la variante Delta.

Biden en la Asamblea General de la ONU: "No buscamos una nueva guerra fría"

El vencimiento del plazo no significa una paralización inmediata de todas las operaciones del gobierno, pero es probable que muchos trabajadores federales sean enviados a sus casas sin sueldo. Los 'trabajadores esenciales' seguirán en funciones, sin cobrar, hasta que el Congreso apruebe una nueva medida de financiación.

Es decir que, aunque se trate de una pesadilla a nivel administrativo, es probable que las áreas más sensibles (control de fronteras, seguridad social, salud) del gobierno federal, sigan funcionando en una suerte de ‘piloto automático'. No obstante, los cierres son "increíblemente costosos, perturbadores y perjudiciales", según definió la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. "Estamos tomando todas las medidas posibles para mitigar el impacto de un posible cierre en nuestra respuesta a la pandemia, la recuperación económica u otras prioridades", agregó.

En la práctica, no obstante, los estadounidenses pueden sufrir algunas disrupciones. Por ejemplo, los parques nacionales podrían cerrar, e incluso podría haber problemas para la aplicación a créditos e hipotecas si el Internal Revenue Service (o IRS, por sus siglas en inglés, el equivalente a la AFIP en los EE.UU.) deja de realizar ciertos trámites.

En los últimos 41 años, el país ha sufrido 10 shutdowns, la mayoría duraron entre uno y cinco días, pero la Administración Trump marcó un récord a fines de 2018: 35 días.

Ante la falta de definiciones, el gobierno federal instruyó la semana pasada a las agencias a que se preparen para un eventual shutdown. Cada agencia tiene su propio plan de cierre, coordinado por la Oficina de Administración y Presupuesto, en base al que determinarán qué áreas se cerrarán, mientras el Congreso define el financiamiento del gobierno.

Techo de la deuda

Otra cuestión clave que debe definir el Congreso es si amplía el techo de la deuda, antes de que el gobierno se quede sin fondos para cubrir sus obligaciones -EE.UU. tiene una deuda que supera los u$s 28 billones-, algo que la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, estimó que sucederá el próximo 18 de octubre. Mientras que los demócratas exigen apoyo bipartidista -porque también se trata de deuda adquirida durante la Administración Trump- los republicanos ya les dejaron en claro que están solos en esto.

Sputnik en la lista negra: por qué Estados Unidos y Europa no reciben a turistas que se dieron la vacuna rusa 

La semana pasada, los demócratas hicieron valer su mayoría en la Cámara de Representantes aprobando un proyecto de ley para, al mismo tiempo, ampliar el techo de la deuda y financiar al gobierno. El proyecto fue bloqueado por los republicanos en el Senado.

Aunque los demócratas confían en que podrán evitar el shutdown, la cuestión de la deuda se ve más complicada. La Cámara y el Senado podrían votar un proyecto de ley por separado que levante temporalmente el límite de la deuda, pero eso requerirá de una fuerte pelea entre ambos partidos.

Más problemas para Biden

A los riesgos de shutdown y de un posible default, se suma la propia interna demócrata que puede interferir con los planes de infraestructura e inversión social del presidente Joe Biden, ambos insignia de su gestión.

La interna demócrata arde: los progresistas de la Cámara de Representantes prometieron votar en contra del proyecto de ley (que ya tiene media sanción del Senado) de infraestructura por u$s 1,2 billón que se presentará el próximo jueves, hasta que los moderados no se comprometan a apoyar el segundo plan de Biden de u$s 3,5 billones en gastos sociales. Los moderados -al igual que los republicanos- creen que la cifra es un exceso y no están dispuestos a acompañar el proyecto sino hay una reducción.

La Cámara está esperando que los moderados del Senado, liderados por Joe Manchin y Kyrsten Sinema, revelen el precio que apoyarán. Manchin ha insinuado que podría apoyar una cifra de u$s 1,5 billón, muy por debajo de las ambiciones de los progresistas.

Mientras tanto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, está en una disyuntiva: prometió que el proyecto de infraestructura se trataría este jueves, pero sin acuerdo entre los demócratas las opciones son cada vez más limitadas. Pelosi está evaluando cuándo presentar el proyecto, a riesgo de que fracase, hundido en la interna demócrata. El plan de u$s 3,5 billones promete una batalla aún más difícil.

Con una agenda tan abrumadora en juego, Biden canceló un viaje el miércoles a Chicago para poder liderar las negociaciones con el Congreso, dijo la Casa Blanca.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios