ESTADOS UNIDOS

Hacen falta nueve vidas para ganar lo que gana un CEO en un año

Su aumento salarial en los últimos 55 años supera incluso el crecimiento del mercado de valores, con un crecimiento del 1,322%.

351 veces más que un trabajador promedio: eso es lo que ganaron los directores ejecutivos (CEOs) de las compañías estadounidenses más grandes tan solo durante el 2020, un número que obliga a un empleado estándar a trabajar nueve vidas para ganar lo mismo que un CEO norteamericano suma a su bolsillo en tan solo un año.

Estos datos, revelados en un reporte del Economic Policy Institute (EPI) de los Estados Unidos, marcan entonces una brecha salarial casi insondable que supera incluso el incremento del mercado de valores en el mismo período con un crecimiento del 1,322% en 55 años.

Salarios fuera de convenio versus inflación, una batalla perdida

El análisis, realizado por los economistas Lawrence Mishel y Jori Kandra, remarca que las juntas corporativas que dirigen las compañías más grandes de los Estados Unidos están dando a sus CEOs "paquetes de compensación desmesurados que han crecido mucho más rápido que el mercado de valores y el salario de los trabajadores típicos".

Lo ilustran los números: mientras que entre 1978 y el 2020 en Estados Unidos la remuneración de un trabajador promedio creció solo un 18.0%, la de los directores ejecutivos aumentó en un 1,322% casi en el mismo período, de 1965 a 2020, incluso "superando con creces el incremento del mercado de valores de S&P (817%)", indica el análisis.

Así, considerando también "los premios de acciones cuando se invierten y las opciones sobre acciones cuando se cobran en lugar de cuando se otorgan", a un CEO en una de las 350 principales firmas en los Estados Unidos se le pagó u$s 24.2 millones en promedio el año pasado.

En un año un director ejecutivo norteamericano gana, en promedio, nueve veces lo que un trabajador típico ganará en toda su vida.

Esto se debe a un aumento del 18,9% con respecto al 2019 a causa del "rápido crecimiento de las adjudicaciones de acciones adquiridas y las opciones sobre acciones ejercidas".

 Aún considerando únicamente la compensación promedio -el salario- de un director ejecutivo (u$s 13.9 millones en 2020) la desigualdad entre sus ganancias y las de un trabajador estándar sigue siendo abismal: específicamente con una diferencia de 351 a 1, un número que contrasta con el 61 a 1 de 1989.

Así, en un año un director ejecutivo norteamericano gana, en promedio, nueve veces lo que un trabajador típico ganará en toda su vida.

Los CEOs incluso cobran seis veces más que los asalariados del 0,1% superior, es decir, mucho más alto de lo que ganan quienes tienen un muy buen sueldo, un grupo que tuvo un crecimiento del 341% en sus ingresos entre 1978 y el 2019, lo que contrasta con el aumento de más de 1000% de los directores ejecutivos.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE CONOCER ESTA SITUACIÓN?

Ante esta información, el reporte de la EPI resalta la importancia de conocer este "pago exorbitante" ya que es un factor que contribuye ampliamente a la "creciente desigualdad" económica y, además, es una situación que Mishel y Kandra aseguran que se podría eliminar con seguridad y sin riesgos para la economía.

China: Xi Jinping pide redistribuir la riqueza y regular los ingresos más altos

"Los directores ejecutivos están recibiendo más debido a su poder para establecer el salario y porque gran parte de este (más del 80%) está relacionado con las acciones, no porque estén aumentando su productividad o posean habilidades específicas y de alta demanda", indica el informe de los estadounidenses.

Según los analistas, revertir esta situación que "deja menos frutos del crecimiento económico para los trabajadores comunes y amplia la brecha entre los que ganan muy bien y el 90% inferior.", no debería suponer daño alguna para la economía si se les pagase menos a los CEO o se les gravasen más impuestos sobre su fortuna.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios