Crece la polémica en EE.UU. por otro afroamericano muerto por la policía

La jefa policial de Atlanta renunció. La Reserva Federal de Dallas denunció que el racismo atenta contra la economía, al tiempo que trascendió cuánto costó el despliegue de la Guardia Nacional en Washington contra manifestantes pacíficos: u$s 21 millones

La crisis desatada en Estados Unidos por el comportamiento policial tras la muerte de George Floyd a manos de un agente escaló este fin de semana, luego de que otro afroamericano muriera por disparos de la policía en Atlanta, lo que derivó en la dimisión de la jefa policial, mientras los manifestantes protestaban en las calles con motivos renovados de apoyo al movimiento #BlackLivesMatter y contra la brutalidad policial.

Según reportes locales, el afroamericano Rayshard Brooks de 27 años aguardaba en la fila de un local de comidas rápidas en su automóvil para retirar su pedido y se quedó dormido. Dos agentes policiales blancos se acercaron a él, luego dirían que no pasó el test de alcoholemia, hubo un forcejeo y uno de ellos disparó contra el joven, que falleció. 

"No creo que se tratara de un uso justificado de la fuerza letal y pedí la baja inmediata del oficial", dijo la alcaldesa Keisha Lance Bottoms, y agregó que el agente que le disparó a Brooks fue despedido.

Racismo sistémico atenta contra la economía

En todo caso, el racismo sistémico y los altos niveles de desempleo entre negros e hispanos son lastres para la economía estadounidense, dijo hoy el presidente de la Reserva Federal  en Dallas, Robert Kaplan.

"Una economía más inclusiva en la que todos tienen una oportunidad significará un crecimiento más rápido de la fuerza laboral y de la productividad", dijo Kaplan a CBS. "Está en el interés de Estados Unidos. Los grupos demográficos de más rápido crecimiento en este país son los negros e hispanos. Si no participan de manera equitativa vamos a crecer más lentamente".

¿Cuánto costó la Guardia Nacional en las protestas?

Apenas el 25 de mayo, Floyd moría bajo custodia policial en Mineápolis lo que impulsó el movimiento #BlackLivesMatter con marchas en Estados Unidos y muchos países más, y en algunas hubo disturbios, que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mencionó para justificar su decisión de militarizar la presencia policial en las protestas, con el envío de 5000 efectivos de la Guardia Nacional a la manifestación masiva y pacífica del pasado fin de semana en Washington, por ejemplo. 

Esa decisión no sólo fue muy cuestionada incluso por altos cargos del Departamento de Defensa, y de los mismos republicanos correligionarios de Trump, sino que además costó u$s 21 millones, reportó el portal Daily Beast tras consultar a un portavoz del organismo militar.

El despliegue fue más polémico aún porque Washington, al no ser un estado, no es el gobernador sino el presidente quien decide el despliegue de la Guardia Nacional en situaciones de excepción, y en esta ocasión el despliegue se hizo sin el apoyo de la principal autoridad de la ciudad, la alcaldesa Muriel Bowser.

En todo caso esos u$s 21 millones no incluyeron el costo del transporte aéreo de los efectivos ni el traslado de otras fuerzas de seguridad de otros estados. En California, por ejemplo se gastaron u$s 25 millones y en Minesota unos 12,7 millones, añadió Daily Beast.

 

 

 

Tags relacionados