Coronavirus

Radiografía de la vacunación en la región: por qué algunos en Brasil se preparan para la tercera ola

Vacunación dispar entre los vecinos: sólo Chile y Uruguay superan el 20% de la vacunación inoculada con ambas dosis, Brasil está tercero mientras Bolivia y Paraguay están quedando rezagados.

Abril fue el peor mes para Brasil desde el comienzo de la pandemia: casi 76.000 murieron por Covid-19, es decir, casi el 19% de todas las víctimas (401.186), sólo en ese mes.

La imagen del presidente Jair Bolsonaro se desplomó -según una encuesta de opinión de PoderData el nivel de rechazo a su gestión alcanzó el 59%, mientras que su aprobación fue sólo del 33%- y el Congreso abrió una comisión investigativa para analizar el manejo del gobierno durante la pandemia.

Por el colapso de los hospitales, muchas personas murieron esperando una cama o un tubo de oxígeno. E incluso pacientes internados en terapia intensiva tuvieron que ser atados, para inmovilizarlos mientras estaban intubados sin medicamentos, por falta de abastecimiento.

Ahora que el ritmo de aumento de casos comienza a estabilizarse (el promedio de dos semanas de casos diarios bajó un 20% respecto al 1 de abril), los gobiernos locales están empezando a flexibilizar de a poco -en San Pablo, por ejemplo se amplía el horario de apertura de los comercios y se permite un 25% de aforo; mientras que en Río de Janeiro se podrá volver a la playa excepto los fines de semana- y algunos expertos temen que las nuevas medidas vuelvan a impulsar el aumento de casos, que sigue en un promedio arriba de los 60.000 diarios.

Cesan al gobernador de Río de Janeiro por corrupción en fondos de coronavirus

La relajación de las restricciones o el surgimiento de nuevas variantes pueden conducir a un nuevo brote, le dijo Leonardo Bastos investigador de la Fundación Oswaldo Cruz, a El País y agregó: "no se trata de ‘si', sino de ‘cuándo' sucederá. Puede ser una ola grande o pequeña, nacional o enfocada en algunos estados. Depende mucho de la realidad de cada lugar y de las políticas que se hayan adoptado. O las que no".

Menos del 10% de la población está inoculada con ambas dosis de la vacuna (Oxford-AstraZeneca o CoronaVac de Sinovac), aunque cuando se acota solamente al grupo prioritario (unas 77,2 millones de personas) el número se eleva al 17%. De todas formas la campaña de vacunación, que comenzó en enero pasado, ha sido lenta en el gigante sudamericano. El país cerró un acuerdo con Pfizer-BioNTech por 100 millones de dosis y recibió un lote de 1.000.000 la semana pasada.

El número de personas vacunadas sólo con la primera dosis ronda los 29 millones (cerca del 14% de la población). En algunas ciudades ya se registra faltante de la CoronaVac que produce el Instituto Butantan de San Pablo. El canciller Carlos Franca dijo que está negociando 30 millones de dosis de la vacuna Sinopharm, en el contexto de falta de suministros por la crisis de la pandemia en India.

"No se trata de 'si', sino de 'cuándo' sucederá", dijo un investigador de Fiocruz sobre la tercera ola en Brasil

Por su parte, la ciudad de San Pablo ya se está preparando para la tercera ola, que algunos prevén entre mayo y junio. De hecho, aunque la ocupación de Unidades de Terapia Intensiva (cifra que las autoridades monitorean para decidir la relajación de las restricciones) bajó al 77%, el secretario de Salud, Edson Aparecido, autorizó a los hospitales y centros médicos para que empiecen a importar los 'kits de intubación' (analgésicos, sedantes y bloqueantes musculares), que escasearon semanas atrás.

Chile y Uruguay, los más avanzados

Chile es el país de la región que más avanzado en términos de vacunación: el 44% de la población objetivo (unas 15 millones de 19 millones que viven en el país) ya cuenta con ambas dosis, mientras el 53,2% recibió al menos la primera. El grueso de la población fue inoculada con Sinovac, luego Pfizer-BioNTech y AstraZeneca.

Pese al avance del plan de vacunación -la semana pasada ya estaban inmunizando a los mayores de 45 años-, semanas atrás el país transitó el peor momento de la pandemia, con picos que superaron los 9000 casos diarios.

Pero aunque la ocupación de UTI sigue alta (cerca del 94,4%), los contagios están comenzando a descender. Incluso Santiago, la zona más afectadas por la pandemia, flexibilizó sus restricciones (pasó de la fase de cuarentena a la de transición) en siete de sus comunas, y desde el jueves pasado se permite, entre otras cosas, las clases presenciales y las reuniones en casas particulares de hasta cinco personas, aunque sigue rigiendo el toque de queda y se prohíbe la circulación los fines de semana.

Con hospitales al borde del colapso, Brasil supera los 400.000 muertos por coronavirus

Más de la mitad de las comunas en el país, sin embargo, siguen en fase de cuarentena y sólo el 3% en apertura inicial.

Al igual que Chile, Uruguay también avanza rápido en su campaña de vacunación: cerca del 23% de los mayores de 18 años ya cuenta con ambas dosis de la vacuna (la mayoría con Sinovac, detrás Pfizer-BioNTech y Oxford-AstraZeneca).

Sin embargo, el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) que trabaja con el gobierno uruguayo, dijo recientemente en un informe que "no es esperable que en el próximo mes [mayo] la vacunación por sí sola pueda reducir significativamente los casos" y que "la perspectiva más firme es que harán falta uno o dos meses más y la extensión mayor de la vacunación".

La cautela se debe en parte a que los grupos etarios más vacunados no son los que representan la mayor cantidad de contagios: de la franja entre 18 y 49 años (que concentra el 60% de los casos) sólo el 6% está vacunado completamente mientras el 22% tiene una sola dosis.

En Uruguay creen que se necesitará uno o dos meses más antes de que empiecen a bajar los casos por la vacunación

En las primeras semanas de abril, Uruguay alcanzó promedios semanales de casos diarios que superaron los 3500 (en un país de 3,4 millones de habitantes) y si bien los contagios han comenzado a desacerarse en los últimos días, los expertos advierten que el número reproductivo básico (R0) todavía no bajó significativamente por debajo de 1. Esto se suma al repunte en la circulación después de Semana Santa.

Uruguay prevé volver a clases presenciales el lunes próximo

En este contexto, el presidente Luis Lacalle Pou anunció el retorno a la presencialidad en las escuelas -a pesar de la preocupación de algunos intendentes como Carolina Cosse de Montevideo, y Yamandú Orsi, de Canelones- en un esquema de tres etapas (3, 10 y 18 de mayo) para 318.000 alumnos.  

Bolivia y Paraguay, más complicados

Más rezagada, Bolivia hasta ahora vacunó al 3 % de los mayores de 18 años (7,1 millones de personas) con las dos dosis, y al 7,6 % con una. Hasta ahora se han aplicado vacunas de Sinopharm, Sputnik V y AstraZeneca pero el gobierno recibió un lote de 92.000 vacunas de Pfizer-BioNTech a través de COVAX.

Si bien Bolivia comenzó su campaña de vacunación a fines de enero, el gobierno planteó un plan de dos fases que prioriza al personal de salud, personas con una enfermedad de base y mayores de 60 años. La semana pasada, se lanzaron varias pruebas piloto en departamentos como La Paz y Santa Cruz, para comenzar la vacunación masiva en mayores de 60 años. Una vez terminada esta etapa, se espera avanzar con la segunda fase del plan (de 18 a 59 años) que involucra al 62% de la población objetivo.

Por qué la OMS advierte que la variante india podría ser más contagiosa

El país atraviesa un rebrote de casos -el promedio semanal supera los 1000 casos diarios- luego de la segunda ola de enero pasado. En este contexto, el gobierno extendió hasta el 30 de junio las medidas de prevención sanitaria, restricciones de circulación fronteriza y otras disposiciones que rigen desde principios de año.

Paraguay atraviesa uno de sus peores momentos desde el inicio de la pandemia: el director general de Vigilancia de la Salud, Guillermo Sequera, dijo que se están reportando récords en internaciones y fallecimientos por Covid-19. El jueves pasado se alcanzó un pico de 106 muertes diarias y las autoridades proyectan que podrían llegar hasta las 140. Sólo en los primeros meses de 2021 ya murieron más personas que en todo 2020.

La mayoría de los contagios se concentran en Asunción (40% de los casos activos), donde hay toque de queda. La ocupación de UTI ronda el 90% a nivel nacional.

Apenas el 1,4% de la población recibió la primera dosis y menos del 1% la segunda. Mientras tanto, el país atraviesa un escándalo de vacunación VIP que involucra a varios políticos. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios