Coronavirus: la Justicia da marcha atrás con el cierre de Buzios, pero Brasil exigirá test PCR para ingresar

Buzios permitirá la entrada de turistas, aunque los locales comerciales deberán tener un aforo del 50% como máximo. El gobierno brasileño decretó que se necesitar un test PCR negativo para entrar al país a partir del 30 de diciembre 

La Justicia de Río de Janeiro suspendió hoy una medida cautelar que prohibía el ingreso de turistas a la ciudad de Buzios y ordenó la reapertura del turismo.

"Configurado el interés público manifiesto y el grave perjuicio al orden y la economía pública que está provocando la decisión judicial impugnada, concedo la solicitud de suspensión [del confinamiento]", falló Cláudio de Mello Tavares, presidente del Tribunal de Justicia de Río de Janeiro.

Ayer, un juez de Buzios había determinado el cierre de todas las actividades comerciales y turísticas en la ciudad balnearia por el aumento de los contagios. La decisión provocó protestas y cacerolazos frente a la intendencia de uno de los destinos más importantes del turismo de Brasil.

El juez establecía un plazo de 72 horas a que todos los turistas abandonen la ciudad, a la que pide retornar a la "bandera roja", es decir, a un cierre casi total de actividades no esenciales, incluyendo reuniones en la playa y otros espacios púbicos, además de la prohibición de fiestas, bailes, shows, ferias o similares.

El fallo fue apelado por el municipio y hoy un tribunal superior dio marchas atrás con la medida. Así, quedó vigente el decreto del 10 de diciembre que establece una ocupación máxima del 50% en los establecimientos comerciales –aplica a hoteles, bares y restaurantes, entre otros espacios –, y permite la entrada de turistas en la ciudad con la presentación de un código QR.

Buzios, que la semana experimentó su mayor pico de casos diarios (101) desde junio, suele recibir alrededor de  250.000 personas por las fiestas de fin de año pero había decidió reducir a la mitad el ingreso de turistas.

Por otra parte,  el gobierno de Brasil anunció que a partir del 30 de diciembre brasileños y extranjeros que desembarquen en los aeropuertos brasileños deberán presentar un test negativo PCR de coronavirus realizado hasta 72 horas antes para poder ingresar. Los turistas deberán presentar el comprobante ante la aerolínea y tendrán que  completar un formulario donde se comprometen a cumplir las medidas sanitarias vigentes en Brasil.

La resolución publicada en el Diario Oficial de la Unión, también mantiene cerradas todas las fronteras terrestres o acuáticas para no residentes o venezolanos que crucen la frontera norte.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios