Coronavirus en Brasil

El colapso sanitario obliga a Manaos a expedir certificados de defunción puerta a puerta

Más de mil personas fueron enterradas durante la última semana en la capital del estado de Amazonia, colapsada por la pandemia, donde los muertos empiezan a crecer en los hogares, mientras las familias hacen fila para conseguir un certificado que permita darles sepultura.

Para ayudar a sobrellevar la situación, un equipo de técnicos en necrología y patología visita diariamente en cualquier punto de la ciudad los hogares donde se produjeron muertes por síntomas de coronavirus para agilizar el certificado de defunción.

El viernes, Manaos registró un nuevo récord de 213 entierros -ocho por hora- de los cuales 102 fallecieron por Covid-19, un virus que tiene a los hospitales desbordados de pacientes, a los enfermos muriendo por falta de oxígeno y a los profesionales de la salud dedicados en cuerpo y alma a salvar vidas.

La falta de lugar en los establecimientos de salud obligó a que los enfermos permanezcan en casa, donde la falta de tratamiento especializado agiliza su muerte.

Desde la tarde del viernes y hasta este sábado familias con pacientes en casa permanecían en fila, frente a una empresa privada de suministro de oxígeno, a la espera del producto.

La situación disparó las muertes en los hogares de Manaos y tan solo esta semana, el número de fallecidos por sospecha de Covid-19 en sus casas aumentó un 130%.

"Esta semana hubo un aumento muy grande de óbitos en los domicilios. Lo que se hacía en todo un mes, ahora se hace en una semana", aseguró a Arlindo França, director del Centro de Emisión de Certificados de Defunción de la Secretaría Municipal de Salud a la agencia EFE.

Aunque las muertes se registran en toda la ciudad, buena parte de los casos se da en familias de escasos recursos, que viven en condiciones precarias y que solo cuentan con el sistema de salud pública, al que no pueden acceder por la crisis.

La situación se complica en la noches donde, según França, ocurre el mayor número de fallecimientos, especialmente en las primeras horas de la madrugada. "Nuestro servicio solo funciona desde las 08:00 hasta las 18:00, y por el colapso, las funerarias ya no están recogiendo a domicilio los cuerpos para gestionar en los hospitales el certificado de defunción", explicó.

La víspera, en un lapso de 10 horas fueron atendidas 23 familias por el equipo, que con la expedición del documento pudieron enterrar a sus muertos. Durante el servicio, los técnicos, usando máscaras y manteniendo las distancias exigidas para prevenir el contagio, corroboraron con las familias los datos de las víctimas y los síntomas que registraban antes de morir, como pudo constatar

También verificaron que los cuerpos no tuvieran signos vitales y tomaron las muestras para realizar las pruebas que confirmarán posteriormente si murieron o no por el virus.

Al término de las pericias, los técnicos entregaron el certificado de defunción y los muertos permanecieron en las casas a espera de ser recogidos por las funerarias, un servicio que solo están prestando si las familias tienen el certificado y únicamente en horas del día, ya que por el colapso, a partir de las 19 la ciudad entra en toque de queda por once horas.

Una semana nefasta

Entre el lunes y el viernes fueron sepultados en Manaos más de mil muertos.

Al igual que los hospitales, los cementerios no dan abasto y las filas de carros fúnebres a sus entradas enlutan aún más el panorama de caos que envuelve a la ciudad.

Tan solo la víspera la ciudad registró un nuevo récord de 213 entierros, pero el jueves fueron 186, el miércoles 198, el martes 166 y el lunes 150.

De todos ellos, casi la mitad murieron por coronavirus. A todo, más de 400 personas esperan en este momento por una cama en un hospital.

Manaos, por ser la capital de Amazonas y la ciudad más grande de la región, con 2,2 millones de habitantes, concentra la mayor parte de las víctimas por Covid-19 del estado que ya acumula más de 6000 muertos y 226.000 infectados.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios