CORONAVIRUS

El escándalo por las coimas y sobreprecios de las vacunas acorrala a Bolsonaro

Tras suspender la compra de 20 millones de dosis del fármaco Covaxin por denuncias de irregularidades, hoy se divulgó documentación sobre el monto del supuesto soborno: un dólar por dosis. El impacto en las expectativas de reelección del presidente para el que piden juicio politico.

El escándalo por denuncias de coimas en la compra de vacunas contra el coronavirus sigue escalando en Brasil y está presionando particularmente al presidente Jair Bolsonaro

Luego de que un diputado denunciara un sobreprecio en el contrato del poder ejecutivo para comprar 20 millones de dosis de la vacuna india Covaxin, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, anunció ayer que se suspende la adquisición hasta tanto se clarifique qué sucedió. 

Anoche, el Ministerio de Salud anunciaba la destitución del director de Logística de la cartera, Roberto Darias, después de que el representante de Davati en Brasil, Luiz Paulo Dominguetti, dijese que éste le había pedido un soborno de un dólar por cada dosis de vacuna para firmar el contrato.

Y hoy se publicaron correos electrónicos que le ponen cifras al pedido del presunto soborno: un dólar por dosis, cotizada a u$s 15 cada una. Los mensajes fueron obtenidos por Folha y retratan cómo el Ministerio de Salud brasileño negoció oficialmente la venta de vacunas con representantes de la compañía Davati Medical Supply. 

Al día de hoy, en Brasil aplicaron 98,8 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus, pero sólo un 12,4% de la población recibió las dos dosis. Hasta ahora se registran 18.513.305 de infectados y 516.119 muertos.


¿ELECCIONES 2022?

La noticia precipitó las acusaciones contra Bolsonaro, así como los rumores de pedido de juicio político, y fue el vicepresidente Hamilton Mourão quien salió hoy a decir que no considera que prospere una solicitud de impeachment. 

Tres senadores de la oposición le pidieron formalmente al Tribunal Supremo Federal la apertura de una investigación por prevaricación contra Bolsonaro, quien presuntamente ignoró las alertas sobre las supuestas irregularidades en la compra.

"Creo que no hay espacio para que prospere una petición de destitución. Estamos a un año y pico de las elecciones. Dejemos que el proceso siga adelante y lleguemos a octubre del año que viene para ver qué pasa", dijo Mourão.

En los sondeos de opinión para las elecciones presidenciales de 2022, Bolsonaro está por detrás del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que si bien aún no confirmó si se presentará, es probable que lo haga, luego de que se anularan las condenas penales por corrupción a principios de 2021.

Un dólar por vacuna

Un representante de Davati le dijo a Folha que recibió una solicitud de soborno de un dólar por dosis a cambio de firmar un contrato. Los mensajes de negociación se intercambiaron entre Roberto Ferreira Dias, director de logística del ministerio de Salud; Herman Cardenas, que aparece como director general de la empresa, y Cristiano Alberto Carvalho, que se presenta como su abogado. 

Según Folha, Dias envió un correo electrónico en el que menciona una reunión que tuvo lugar sobre el tema. Y es a quien se señala como autor de la petición de un soborno; de hecho, tras las revelaciones, anoche se anunció su exoneración del Ministerio de Salud.

El legislador federal que había advertido de los sobreprecios al propio Bolsonaro en enero es Luis Miranda del partido Demócratas -un aliado del Gobierno-. Pese a la advertencia, el Poder Ejecutivo firmó un acuerdo por u$s 322 millones con el laboratorio indio en febrero.

INVESTIGACION DE FISCALES Y EN EL SENADO

Toda la trama está siendo investigada por la comisión del Senado que analiza el manejo de la pandemia por parte del Poder Ejecutivo. Y los fiscales federales brasileños abrieron una investigación sobre el negocio, por los precios comparativamente altos, la rapidez de las negociaciones y las aprobaciones regulatorias pendientes como señales de alerta sobre el contrato.

Según el Financial Timesel precio acordado para cada dosis, de u$s 15 dólares, también resultaba también más caro que otras compradas por Brasil. Además se cuestionó el papel desempeñado por la empresa que actuó como intermediaria y por qué el contrato se firmó antes que los acuerdos con Pfizer y Janssen, la división farmacéutica de Johnson & Johnson, a pesar de que Covaxin aún no había completado los ensayos clínicos de última etapa.



Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios