Coronavirus

Brasil: mientras alertan por una tercera ola, se suspende la vacunación en algunas ciudades por falta de dosis

Al menos seis capitales de estado, incluyendo San Pablo, tuvieron que interrumpir temporalmente sus programas por falta de dosis en los centros de vacunación.

Una vez más, Brasil choca con problemas en su campaña de vacunación, mientras en el congreso una comisión parlamentaria sigue destapando secretos del manejo de la pandemia por parte del gobierno de Jair Bolsonaro, aunque por ahora dicen que no es suficiente para un impeachment.

La ciudad de San Pablo registró más de 300 centros de vacunación con falta de dosis y el gobierno local -encabezado por Ricardo Nunes, tras la muerte del alcalde Bruno Covas en mayo pasado- tuvo que suspender temporalmente la vacunación en la capital paulista.

La interrupción del calendario de vacunación provocó el primer cortocircuito entre Nunes y Joao Doria, el gobernador de San Pablo que espera competir contra Bolsonaro en las elecciones de 2022.

Brasil: avanza la privatización de Eletrobras, la mayor energética de América Latina

Para el gobierno municipal, el objetivo de Doria de tener a todos los paulistas adultos vacunados con la primera dosis para septiembre, no es realista, teniendo en cuenta que incluso el gobierno federal -que centralizó la distribución de las vacunas- prevé retrasos. Por otra parte, el secretario de Salud del estado dijo que se enteró del desabastecimiento recién este lunes; la ciudad dijo que venía avisando desde el sábado.

Actualmente San Pablo está aplicando las vacunas de Coronavac (producida por el Instituto Butantan), Oxford-AstraZeneca y Pfizer-BioNTech, mientras espera una parte del lote de 1,5 millones de dosis de Johnson & Johnson que llegó a Brasil luego de varios retrasos.

Hasta ahora, la ciudad más poblada de Brasil tiene a menos del 40% de la población (algo más de cuatro millones de personas) vacunada con una sola dosis.

Brasil superó los 500.000 muertos por covid, pero el gobierno quiere "festejar"

Pero San Pablo no es la única ciudad que enfrenta problemas de abastecimiento. Otras cinco capitales, Joao Pessoa (Paraíba), Aracaju (Sergipe), Florianópolis (Santa Catarina), Campo Grande (Mato Grosso do Sul) y Salvador (Bahía) también tienen falta de stock, especialmente para primeras dosis.

La mayoría de los municipios le adjudican la falta de disponibilidad al aumento de la demanda de vacunas, especialmente en los últimos días.

Y es que el país está observando una nueva alza de los contagios por coronavirus y el presidente del Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass), Carlos Lula, ya advirtió que el país está a las puertas de una tercera ola.

Pandemia y pobreza: cómo es la estrategia de Lula para ganarle a Bolsonaro en 2022

"Está comenzando la escalada de la montaña de la tercera ola", le dijo Lula a O Globo. La cifra diaria de muertes en Brasil volvió a superar los 2000 y en el último fin de semana casi la mitad de los estados registraron tasas de mortalidad al alza.

Días atrás, el país superó el trágico hito de 500.000 decesos por coronavirus y temen que con la llegada del invierno aumenten los contagios y problemas respiratorios.

Lula insistió con la aceleración de la campaña de vacunación. Brasil prevé tener inmunizada a los grupos prioritarios (alrededor de 70 millones de personas) para septiembre, pero hasta ahora pocas veces pudo alcanzar la meta oficial de un millón de inoculaciones al día.

Hoy el país reportó el reportó casi 88.000 contagios diarios y el promedio móvil de 14 días ya ronda los 70.000. La cifra se asemeja más a los niveles de marzo que los de mayo, cuando por la baja de casos y de ocupación de Unidades de Terapia Intensiva, los gobiernos regionales había decidido flexibilizar las restricciones.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios