Coronavirus: a 8 meses de la pandemia, un tercio de América latina sigue sin clases presenciales

Según un informe de Unicef, el número de niños que no recibió ningún tipo de educación durante la pandemia aumentó de 4% al 18%

Unicef alertó hoy sobre una “catástrofe generacional   que amenaza a los niños de América latina  y el Caribe, particularmente los que están en sectores vulnerables. Según la agencia de Naciones Unidas, los niños de la región perdieron en promedio cuatro veces más días de clases (174) que en comparación con los niños de otras partes del mundo (40 días), y el 97% (unos 137 millones) siguen sin recibir una educación presencial.

Según el informe de Unicef, casi un tercio de los países de la región todavía deben establecer una fecha de reinicio de las clases, aunque es poco probable que vaya a ser antes de 2021, aumentando las probabilidades de que los niños puedan perder el  año escolar completo.

En México, Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Venezuela, Guyana, Ecuador, Perú, Bolivia y Paraguay, las escuelas están totalmente cerradas, aunque los gobiernos establecieron diferentes modalidades de educación a distancia. Mientras en países como la Argentina, Brasil, Chile y Colombia, entre otros, los centros eduativos abrieron parcialmente. 

En México, por ejemplo, desde mediados de agosto se decidió que el Ciclo Escolar 2020-2021 sea televisado: los principales canales de México (entre ellas, Televisa y TV Azteca) deben transmitir contenidos escolares entre las 8 y las 19. Para abastecer la grillar se crearon alrededor de 4500 programas de televisión con validez oficial, siguiendo los planes de estudio para preescolar, primaria, secundaria y bachillerato. También se produjeron más de 600 programas de radio para los niños que no tienen acceso a la televisión.

 

Aunque cerca de 42 millones de estudiantes han recibido educación a distancia durante la pandemia, Unicef advierte que no es suficiente. Según el informe, sólo uno de cada dos niños que asisten a la escuela pública tiene acceso a una educación virtual de calidad, en comparación con los chicos que asisten a escuelas privadas, donde el promedio es 3 en 4, contribuyendo a ampliar la brecha entre los niños vulnerables y aquéllos con mayores recursos. Incluso más preocupante, por la pandemia la cantidad de niños que no recibe ningún tipo de educación aumentó del 4% al 18%, según data recopilada por el organismo.  

Además –sumado a los obstáculos de no tener computadoras o acceso de Internet–, uno de cada cuatro niños que viven en la pobreza ni siquiera tiene espacio para estudiar en su hogar.

Unicef estima que el sistema educativo de la región podría perder hasta 3 millones de chicos –con una mayor incidencia de las niñas–, mientras que es probable que la inscripción de alumnos primerizos caiga 1,83%, la segunda más alta del mundo.  La situación es particularmente alarmante entre niños migrantes, de zonas rurales y pueblos originarios.

Mientras en otras partes del mundo las escuelas comenzaron un proceso gradual de reapertura desde agosto, en la región la mayoría de las aulas siguen cerradas, casos excepcionales como los de Uruguay, Surinam, Haití y Guatemala. Según cálculos de la agencia, se estima que este año el gasto en educación caerá en promedio un 9% en la región.

En su informe, Unicef insta a los gobiernos a priorizar el reinicio de las clases, apostando a una mayor inversión en infraestructura que garantice las condiciones sanitarias para el regreso de los niños: una de cada seis escuelas en América latina y el Caribe no tienen acceso a agua potable, fundamental para poder controlar la propagación del coronavirus, que ya afectó a más de 11,6 millones de personas y causó la muerte de otras 400.000 en la región.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios