Cómo es la estrategia de integración militar-civil china que preocupa a los Estados Unidos

La Casa Blanca acusa al gigante asiático de robar tecnología norteamericana. La República Popular China lo niega y dice que Washington distorsiona su estrategia militar 

Años atrás el gobierno chino inició una estrategia nacional de integración militar y civil (MCF por sus siglas en inglés) que busca modernizar el ejército de la República Popular China y su sistema de defensa.  El objetivo es reclutar a empresas del sector privado para desarrollar fundamentalmente tecnología de vanguardia, en áreas que solían ser dominadas por el aparato estatal.

En su pelea por el liderazgo mundial, los Estados Unidos alega que bajo la MCF, el Partido Comunista Chino (PPC) ha obtenido –“por medios lícitos e ilícitos , según plantea el Departamento de Estadopropiedad intelectual, datos de investigaciones y desarrollos tecnológicos para avanzar con sus objetivos militares.

Según la Administración Trump, el gobierno está especialmente interesado en  5G y semiconductores (con Huawei en la mira, en mayo pasado el país cambió sus reglas de exportación para recortar el suministro de chips de la empresa), big data y computación cuántica, entre otras tecnologías.  En este contexto, la Casa Blanca no sólo ve a la MCF es una amenaza a sus intereses, sino que acusa directamente al PPC de robar tecnología estadounidense.

Del otro lado, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, afirmó meses atrás que “No existe algo como  el ‘robo’ o el ‘desvío’ de tecnología extranjera" y que es una práctica internacional habitual promover el desarrollo integrado de los sectores militar.

Para el gobierno de Xi  Jinping –que según información de medios extranjeros supervisa personalmente la estrategia de integración–  Washington ha distorsionado deliberadamente el sentido de la MCF.  

Según el Ejecutivo chino, se trata de una política imprescindible –de hecho, ha sido mencionada en casi todas las Dos Sesiones desde 2014, excepto este año donde la pandemia de coronavirus estuvo omnipresente– a medida que crece el rol de China en el escenario internacional.

Durante las Dos Sesiones (las reuniones anuales de la Asamblea Popular Nacional y del Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino) de mayo pasado, las autoridades chinas evitaron hablar de la MCF, aunque probablemente el silencio no tranquilice a los EE.UU., sino todo lo contrario.

El gigante asiático dice que no hay un "gasto militar oculto y que sigue “una política de defensa nacional de naturaleza defensiva .  

En línea con los últimos años –y en el marco de una economía golpeada por los efectos de la pandemia– el país anunció una nueva reducción (al 6,6%) de su presupuesto militar para este 2020, que rondará los u$s 179.000 millones.

Tags relacionados