Crisis

Brasil: el Ministerio de Defensa acepta las renuncias de los jefes de las FFAA

Esta mañana, los tres comandantes de las Fuerzas Armadas brasileñas pusieron sus cargos a disposición del gobierno, luego de que el mandatario Jair Bolsonaro echara ayer al titular del Ministerio de Defensa y al canciller.

Brasil reemplazará a la cúpula de sus Fuerzas Armadas (FF.AA), en una de las peores crisis entre el gobierno y los militares de las últimas décadas. Así lo comunicó hoy el Ministerio de Defensa, luego de que los jefes de las FF.AA. pusieran sus cargos a disposición del nuevo ministro de Defensa, el general Walter Braga Netto, tras la sorpresiva salida de Fernando Azevedo e Lima de la cartera.

El Ministerio de Defensa comunicó hace instantes que aceptó la renuncia de Edson Pujol (jefe del Ejército), Ilques Barbosa (Armada) y Gustavo Bermúdez (Fuerzas Aéreas), aunque todavía no informó sobre sus reemplazos.

La salida de los tres comandantes ocurre un día después de que el presidente Jair Bolsonaro hiciera grandes cambios en el gabinete incluidos Cancillería (Ernesto Araújo por Carlos França); Defensa (Azevedo e Silva por Braga Netto); Casa Civil (Braga Netto por Luiz Eduardo Ramos), Secretaría General de la Presidencia (Ramos por Flavia Arruda) y la Abogacía General de la Unión (comisario Anderson Torres).

Sus salidas subrayan un marcado cambio en las relaciones entre Bolsonaro, excapitán del Ejército, y los miembros de carrera de las FF.AA, que se acentuó por su manejo de la pandemia del Covid-19 en el país.

Desde que asumió el cargo en 2019, Bolsonaro ha colocado a militares en servicio y retirados en todos los niveles de su gobierno, lo que hace temer que la reputación de los miembros de la rama armada se resienta.

La salida de los tres comandantes también se produce en vísperas además de que se cumplan 57 años del golpe de Estado en 1964, fecha sensible en el calendario militar brasileño, recordó Europapress.

Más temprano, Pujol, Barbosa y Bermúdez habían asegurado que no participarán en ninguna aventura golpista, sino que buscan una solución a la crisis actual que es la mayor desde la destitución del entonces ministro del Ejército Sylvio Frota en 1977 por el expresidente Ernesto Geisel.

La salida de Leal Pujol probablemente era la más previsible, después de que las diferencias con Bolsonaro ya estuvieron a punto de costarle el cargo en otras ocasiones, citó Europapress. Leal Pujol evitó minimizar la crisis sanitaria provocada por la pandemia, y a fin de 2020 dijo que los militares debían mantenerse al margen de los asuntos políticos y "no dejar que entrara en los cuarteles".

Fuentes próximas al exmnistro Azevedo indicaron a Folha que el límite de la tensión entre Azevedo y Bolsonaro ambos fue la semana pasada, cuando el mandatario volvió a insinuar que quería el apoyo del Ejército para aplicar medidas de excepción, como el estado de defensa en unidades de la Federación que aplican cuarentenas para frenar el avance del Covid-19

También la semana pasada, la Corte Suprema le negó a Bolsonaro su petición de anular judicialmente esos confinamientos.

En acelerados cambios en su gabinete, en medio de la crisis por el avance del coronavirus en el país, además de echar a Azevedo, el presidente ayer también echó al canciller Ernesto Araujo, y la semana pasada, celebró la asunción del cuarto ministro de Salud durante la pandemia

En las últimas 24 horas, el Ministerio de Salud registró 38.927 infectados y 1660 muertes por coronavirus. En total, el país acumula 12.573.615 casos y 312.866 muertos.

Y qué pasa en la Justicia

Hoy se suma otro anuncio inesperado en la cúpula brasileña. El ministro Marco Aurelio Mello, del Supremo Tribunal Federal (STF, la más alta corte del poder judicial brasileño, que vela por la observación de la Constitución Federal) adelantó que el 5 de julio dejará el cargo. 

Lo hace en vistas de que cumplirá 75 años, y es la edad límite para ocupar ese cargo. Pero también es el segundo ministro del Supremo que se retira durante el mandato de Bolsonaro, tras Celso de Mello en 2020, que fue sustituido por Kassio Nunes Marques. Bolsonaro debe indicar el reemplazo Marco Aurelio en los próximos meses y su elegido deberá pasar por el examen del Senado antes de su confirmación en el cargo. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios