Cumbre Biden-Putin: armas, ciberseguridad y Navalny, las claves del primer encuentro entre los líderes

Los mandatarios se reunieron sobre el cierre de la primera gira internacional del presidente norteamericano, con el objetivo de distender la tensión acumulada entre ambos países.

Tras meses de tensión, los líderes de Estados Unidos y Rusia, Joe Biden y Vladimir Putin, tuvieron su primer encuentro cara a cara con el objetivo de bajar un poco el tono de las complejas relaciones bilaterales. Si la cumbre en Ginebra podrá mejorar los lazos entre ambos en el corto plazo, eso es algo "difícil de decir" como admitió el propio mandatario ruso.

La ciberseguridad fue uno de los principales temas de la agenda de Biden. El propio presidente contó que le dio a Putin una lista con 16 tipos de "infraestructura crítica" que deberían estar vedadas para los ciberataques. El republicano también le advirtió a Putin que EE.UU. respondería "en una forma cibernética" si eran atacados por hackers.

El gobierno norteamericano acusa a Rusia de haber interferido en sus últimas dos elecciones presidenciales, y lo responsabiliza por el hackeo a SolarWinds -una empresa de tecnología norteamericana, que tiene como clientes al gobierno y a algunas de las compañías más importantes del país-, por el que impuso sanciones en abril pasado.

Cumbre Biden-Putin: los acuerdos y los puntos ciegos del primer encuentro

En mayo un ataque ransomware paralizó la distribución de combustible en la Costa Este del país, haciendo subir el precio de la nafta a niveles que no se veían en años. "¿Cómo te sentirías si un ransomware derribara los oleoductos que salen de tus yacimientos?" le preguntó Biden a Putin durante la reunión.

Si bien el gobierno norteamericano no conectó el ataque a Colonial Pipeline directamente con el gobierno ruso, sí ha dicho que los hackers -un grupo llamado DarkSide- tenían sede en ese país.

Guerra Fría y neutralidad suiza: el clímax previo a la primera cumbre de Biden y Putin

Putin niega cualquier tipo de interferencia del Kremlin en las elecciones, así como en los ciberataques que afectaron a los EE.UU. Sin embargo, en conferencia de prensa luego de la reunión, el mandatario ruso dijo que ambos líderes acordaron iniciar consultas respecto al tema de ciberseguridad, aunque no dio detalles concretos al respecto.

Según reveló el propio Biden, el presidente norteamericano también confrontó al líder ruso sobre el envenenamiento del opositor Alexei Navalny. Además, le advirtió que si Navalny muere en prisión -sus seguidores están preocupados por su estado de salud y dicen que el gobierno pone obstáculos para que lo puedan ver- "las consecuencias de eso serían devastadoras para Rusia", contó el propio Biden.

Moscú obliga a las empresas a vacunar al 60% de su personal por el avance de la variante Delta

Putin niega cualquier implicancia del Kremlin en el caso de Navalny y redireccionó las críticas sobre los Derechos Humanos a EE.UU. Días antes de la reunión, no obstante, Putin le dio una entrevista a NBC donde se le preguntó si creía que Navalny podría salir vivo de la cárcel y el líder ruso simplemente dijo: "Mire, en este país, esas decisiones no son tomadas por el presidente".

Pero no todo fueron advertencias y ceños fruncidos en la reunión de casi tres horas -que, sin embargo, fue más corta de lo previsto, algunos asesores de la Casa Blanca creían que duraría entre cuatro y cinco horas. Entre los puntos positivos, Biden dijo que ambos acordaron trabajar en conjunto para promover el control de armas y reducir la amenaza de una guerra nuclear; asegurar que Irán no tenga acceso a armas nucleares; y evitar un conflicto en el Ártico, dada la creciente presencia militar rusa en la zona.

Peligra el suministro de nafta en EE.UU.: hackearon un oleoducto 

Por su parte, Putin dijo que los embajadores de ambos países volverían a sus respectivos puestos, luego de que ambos fueran llamados a consultas por sus gobiernos. El embajador ruso Anatoli Antónov dejó Washington en marzo pasado, tras la famosa entrevista de Biden con ABC, en la que dejó entrever que creía que Putin un asesino. Los dichos del presidente norteamericano fueron un golpe más a las dañadas relaciones bilaterales con Rusia. Un mes más tarde, EE.UU. impuso sanciones económicas sobre allegados al Kremlin, lo que avivó la tensión.

En general, el líder ruso describió la reunión como "productiva, sustancial y concreta", y dijo que "se desarrolló en una atmósfera orientada a obtener resultados, el más importante de los cuales fue un destello de esperanza".

La reunión, sobre el final del primer viaje internacional de Joe Biden, es una victoria diplomática para Putin, que sigue manteniendo un lugar en la agenda de prioridades del presidente estadounidense.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios