A horas de dejar la Casa Blanca, Trump publicó una extensa lista de indultos: a quiénes eligió

El presidente estadounidense había discutido de forma preventiva perdonarse a sí mismo y a sus asociados, pero algunos asesores le habían advertido contra lo que habría sido una acción sin precedentes.

Donald Trump otorgó el indulto a decenas de personas, incluido su ex estratega Steve Bannon, el rapero Lil Wayne y el exalcalde de Detroit Kwame Kilpatrick, en uno de sus últimos actos oficiales como presidente.

Una lista de indultos y conmutaciones que la Casa Blanca publicó la madrugada del miércoles, el último día de Trump en el cargo, no incluye al propio presidente. Trump había discutido de forma preventiva perdonarse a sí mismo y a sus asociados, pero algunos asesores le habían advertido al presidente contra lo que habría sido una acción sin precedentes, según personas familiarizadas con el asunto.

Trump concedió el indulto al rapero Dwayne Carter, conocido como Lil Wayne, quien el año pasado se declaró culpable de un cargo federal de armas de fuego, y conmutó la sentencia del rapero Bill Kapri, conocido como Kodak Black, quien está cumpliendo condena por falsificar papeleo para obtener un arma de fuego.

Perdonó a un ex recaudador de fondos para el Partido Republicano, Elliott Broidy, quien se declaró culpable en octubre de cabildear ilegalmente en nombre de un empresario malayo que buscaba poner fin a una investigación federal sobre el escándalo 1MDB.

Bannon recibió el indulto por haber sido acusado de defraudar a personas por los fondos recaudados para construir el muro fronterizo de México, que era una política emblemática de Trump. 

Conmutó la sentencia de Kilpatrick, quien fue condenado en 2013 por 24 cargos de conspiración para extorsión, extorsión, soborno y evasión fiscal y sentenciado a 28 años de prisión. Fue alcalde de Detroit de 2002 a 2008; Los fiscales alegaron que su corrupción contribuyó a la quiebra de la ciudad cinco años después de que dejó el cargo.

El cofundador de Death Row Records, Michael Harris, y el marchante de arte y coleccionista de Nueva York Hillel Nahmad. también fueron indultados, así como Paul Erickson, el agente político conservador y expareja de la presunta espía rusa Maria Butina, quien se declaró culpable de cargos de fraude electrónico y lavado de dinero.

La misma suerte corrieron Rick Renzi, un ex diputado republicano de Arizona que pasó tres años en prisión por corrupción, lavado de dinero y otros cargos; y Duke Cunningham, exrepresentante de California condenado por aceptar 2,4 millones de dólares en sobornos de contratistas de defensa. Cunningham, que salió de prisión en 2013, recibió un indulto condicional.

Incluyó igualmente a Anthony Levandowski, que fuera ingeniero de Google y que admitió haber robado tecnología secreta relacionada con los automóviles autónomos de la compañía; Robin Hayes, un donante político de Carolina del Norte condenado por intentar sobornar a funcionarios; William Walters, un jugador profesional condenado por abuso de información privilegiada; y Aviem Sella, un oficial de la fuerza aérea israelí a quien Estados Unidos acusó de ser un espía.

Los actos finales de clemencia de Trump se producen después de un debate en los últimos días entre los defensores de la reforma de la justicia penal y varios funcionarios de la Casa Blanca para finalizar la lista y convencer a Trump de que aprobara las acciones. Estos indultos sin duda se verán eclipsados por otros muy polémicos que Trump también emitió en el mismo lote final el martes.

Si bien los presidentes salientes generalmente otorgan indultos antes de dejar el cargo, Trump ha demostrado estar más dispuesto a usar su poder de perdón para recompensar descaradamente la lealtad política, a los ricos y bien conectados y a los que no cooperaron con la investigación del fiscal especial Robert Mueller.

Los disturbios del 6 de enero que llevaron al segundo juicio político de Trump han complicado su deseo de indultarse a sí mismo, a sus hijos y a su abogado personal Rudy Giuliani, y una fuente cercana al proceso dijo que estos indultos ya no se esperaban.

Después del motín, los asesores de Trump lo alentaron a renunciar a un autoindulto porque lo haría parecer culpable de algún delito, según una persona familiarizada con las conversaciones. Varios de los asesores más cercanos de Trump también le han instado a que no otorgue el indulto a nadie involucrado en el asedio al Capitolio de Estados Unidos, a pesar de la postura inicial de Trump de que los involucrados no habían hecho nada malo. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios